No tener dinero es un problema, pero tener un poco de el, también lo es. Comprar una segunda vivienda e hipotecarte por un poco más, puede ser una buena noticia. Y un poquito de futuro para lo que pueda pasar.

Responder