Saltar al contenido

¿Qué es la tendencia y por qué es tan importante a la hora de invertir?

El objetivo de realizar análisis técnico es poder tomar ventaja de los movimientos direccionales del mercado.

Esa dirección se refleja en las tendencias de los precios. Si puedes identificar de forma temprana estas tendencias, entonces podrás entrar al mercado en el momento oportuno y ganar dinero.

Las tendencias son uno de los elementos principales del análisis técnico y en este artículo aprenderás todo lo que se necesita saber sobre ellas.

Sigue leyendo y podrás dominar las tendencias…

¿Qué es una tendencia?

Una tendencia es una sucesión creciente de puntos máximos y mínimos en una determinada dirección para un período dado de tiempo.

Si unes esos máximos o mínimos relevantes en un gráfico, observarás una línea con pendiente que refleja la dirección del mercado en ese lapso de tiempo.

Se requieren al menos dos puntos relevantes, mínimos o máximos, para poder afirmar que existe una tendencia.

Se supone que si el mercado está tomando un movimiento direccional, éste tendrá continuidad a lo largo de varios puntos relevantes.

Los más conservadores dirían que se necesita un tercer punto para confirmar una tendencia. Sin embargo, mientras más esperes es más probable que se extinga el movimiento del precio.

Creemos que es más útil trabajar con dos puntos y comenzar a planificar entradas desde allí, que seguir esperando otro movimiento para confirmar.

Tres tipos de tendencia

El mercado puede tomar tres direcciones posibles y éstas nos reflejan los tipos de tendencia:

Tendencia alcista

Es una sucesión de puntos mínimos ascendentes. En una tendencia alcista la pendiente de esta línea será positiva.

Hablamos de valles y picos cada vez más altos que reflejan un dominio de la demanda sobre la oferta, lo cual hace subir los precios.

Tendencia bajista

Es una sucesión de puntos máximos descendentes. En una tendencia bajista la pendiente de esta línea será negativa.

Hablamos de picos y valles cada vez más bajos que reflejan un dominio de la oferta sobre la demanda, lo cual hace bajar los precios.

Tendencia o Rango Lateral

Es una sucesión de puntos máximos y mínimos horizontales. Si observas una línea sin inclinación o plana, diremos que el mercado se encuentra en un rango lateral.

En este caso, las fuerzas de la oferta y la demanda tienden a estar equilibradas dentro de un rango de precios.

Al observar este tipo de mercados preferimos hablar de “rango lateral” y no de tendencia lateral. En términos matemáticos, la línea que une los máximos o los mínimos es plana y eso indica una pendiente igual a cero.

Es decir, un rango lateral supone la ausencia de pendiente… La ausencia de tendencia.

A este tipo de rango también se le llama rango de consolidación, pues suele ocurrir luego de una tendencia alcista o bajista.

Luego de la lucha entre oferta y demanda, una de ellas se termina imponiendo y se produce un movimiento direccional.

Pero muchas veces, cuando este movimiento se agota, estas fuerzas se equilibran por un tiempo dentro de estos rangos laterales.

El mercado puede entonces tomar tres direcciones: al alza, a la baja, pero también a los costados o lateral.

No olvides que estos movimientos nunca serán lineales, sino que tenderán a desarrollarse en zig-zag.

Tres grados de tendencia

La tendencia puede tener tres calificaciones o grados posibles determinados por el factor tiempo:

Tendencia principal

Es la tendencia de mayor alcance en cuanto a tiempo de duración. Aunque no hay un criterio único a este respecto, se estima que dura de meses a años.

Tendencia secundaria

Es la tendencia que supone correcciones y/o recuperaciones sobre la tendencia principal. Se estima que dura de semanas a meses.

Tendencia menor

Es la tendencia que supone correcciones y/o recuperaciones sobre la tendencia secundaria. Se estima que dura de días a semanas.

Por la naturaleza fractal del mercado, cada grado de tendencia forma parte de una tendencia más larga que le sigue.

De manera que, a medida que aumentas o reduces la escala de tiempo, podrás observar en mayor o menor detalle los grados de las tendencias que existan en ese lapso de tiempo.

En la figura a continuación puedes ver los tres grados de una tendencia alcista. Veamos:

Los puntos (1), (2), (3) y (4) muestran la tendencia principal. La onda 2-3 representa una corrección secundaria dentro de la tendencia principal.

A su vez, cada tendencia secundaria puede dividirse en tendencias menores que la forman. La tendencia secundaria 2-3 se divide en las tendencias menores (A), (B) y (C).

En la siguiente figura podrás ver otro ejemplo de diferentes grados dentro de tendencia alcista:

Tienes la línea de tendencia alcista (1) que define la tendencia principal.

Las líneas de tendencia alcista (2), (3) y (4) definen las tendencias secundarias.

La línea de tendencia alcista (5) define una tendencia menor dentro de la tendencia secundaria (4).

Del mismo modo, podrías ser más específico y calificar las correcciones a la baja luego de (2) y (3) como tendencias secundarias bajistas dentro de la tendencia principal.

Cómo trazar líneas de tendencia

Sigue estos sencillos pasos para poder trazar apropiadamente las líneas de tendencia:

1. En una tendencia alcista (bajista), conecta los mínimos (máximos) relevantes ascendentes (descendentes). Requieres al menos dos puntos.

Veamos el ejemplo de trazado de una línea de tendencia alcista en la siguiente figura:

Ahora veamos el ejemplo de trazado de una línea de tendencia bajista:

2. El consenso técnico indica que debes usar los precios máximos o mínimos por unidad de tiempo cuando conectes los puntos relevantes.

Sin embargo, puedes optar por salir de la ortodoxia y trabajar con los precios de cierre.

Aunque no estás tomando en cuenta todo el recorrido que tuvo el precio, puede ser más útil, ya que el precio puede ser objeto de manipulación para luego volver a su tendencia.

Ello es más fácil observarlo con los precios de cierre que con los precios máximos o mínimos.

3.Si la tendencia se acelera (desacelera) debes modificar la pendiente de la línea a medida que vas conectando los nuevos puntos relevantes (máximos o mínimos).

En general, las líneas de tendencia se aproximan a un ángulo de inclinación o pendiente de 45 grados como en la línea de tendencia alcista (2).

Un ángulo mayor a 45 grados como en la línea de tendencia (1), puede indicar que esa tendencia alcista no será sostenible por mucho tiempo dada su velocidad.

Un ángulo menor a 45 grados como en la línea de tendencia alcista (3), puede indicar que esa tendencia es demasiado débil, por lo que puede ser sospechosa.

En la figura a continuación observas el primer caso. Una línea de tendencia alcista (1) demasiado inclinada como para ser sostenible en el tiempo.

Luego se ajusta hacia un ángulo más sostenible en la línea de tendencia alcista (2).

En la figura siguiente observas el caso contrario. Una línea de tendencia alcista (1) demasiado plana, la cual se ajusta a medida que el precio se acelera.

En la medida que se observan nuevos mínimos más altos, se traza la nueva línea de tendencia alcista (2).

Rompimiento de líneas de tendencia

Las tendencias pueden mantener su vigencia durante un determinado lapso de tiempo, pero en algún momento terminan agotándose.

Debes saber reconocer cuándo el mercado confirma el rompimiento de una línea de tendencia.

Por regla general se considerará rota una tendencia si se cumplen dos condiciones simultáneas:

  • Si ya no hay nuevos mínimos (máximos) ascendentes (descendentes) en una tendencia alcista (bajista).
  • Si se produce el rompimiento de la línea de tendencia en la dirección contraria.

Rompimiento de tendencia alcista

Luego de una sucesión de mínimos y máximos ascendentes, el mercado ya no es capaz de ir más allá.

Ya no hay nuevos máximos más altos, y luego el mercado se gira rompiendo la línea de tendencia para marcar nuevos mínimos más bajos.

En la figura a continuación verás que lo descrito ocurre en los puntos (8) y (9).

En (8) el mercado anuncia que ya no puede subir por encima del máximo del punto (6). Luego, el precio rompe la línea de tendencia en el punto (9) para ir a marcar nuevos mínimos.

Rompimiento de tendencia bajista

Luego de una sucesión de máximos y mínimos descendentes, el mercado ya no es capaz de ir más allá.

Ya no hay nuevos mínimos más bajos, y luego el mercado se gira rompiendo la línea de tendencia para marcar nuevos máximos más altos.

En la figura a continuación verás que lo descrito ocurre en los puntos (8) y (9).

En (8) el mercado anuncia que ya no puede bajar por debajo del mínimo del punto (6). Luego, el precio rompe la línea de tendencia en el punto (9) para ir a marcar nuevos máximos.

En ambos casos hay que observar el mercado para ratificar el cambio de dirección bajo el mismo patrón que supone la formación de una tendencia.

Es decir, ahora se deben presentar al menos dos nuevos mínimos o máximos en la dirección contraria.

Filtros de precio y de tiempo

Muchos analistas técnicos usan filtros de precios o de tiempo para validar el rompimiento de una tendencia.

Algunos establecen condiciones de precios como cierres más allá del 3% en la dirección contraria.

Otros establecen condiciones de tiempo como cierres durante 2-3 en la dirección contraria en períodos de tiempos sucesivos.

La tendencia puede romperse, pero necesitamos que se desarrolle un patrón en la dirección contraria para confirmar.

De lo contrario podríamos estar ante un rango lateral o de consolidación de precios. En estos casos, el mercado podría darse la vuelta, o bien, continuar con la tendencia anterior, una vez se extinga el rango lateral.

Soportes y resistencias dinámicos

Las líneas de tendencia también pueden concebirse como niveles de soporte y resistencia dinámicos.

Es decir, no son niveles fijos, pero pueden suponer un límite que el precio no puede sobrepasar hasta tanto el mercado se de la vuelta.

Siendo así, otro elemento que puede ayudarte a confirmar el rompimiento es el hecho de que el precio, ya no es capaz de hacer nuevos máximos o mínimos dentro de la línea de tendencia anterior.

De soporte a resistencia

En la siguiente figura puedes observar como una línea de tendencia alcista o soporte dinámico, se vuelve una línea de resistencia dinámica cuando es rota la tendencia.

De resistencia a soporte

En esta otra figura puedes observar como una línea de tendencia bajista o resistencia dinámica, se vuelve una línea de soporte dinámico cuando es rota la tendencia.

Otras aplicaciones de las líneas de tendencia

Se han desarrollado otras aplicaciones y enfoques que puedes incluir en tu repertorio de herramientas.

Estas te pueden permitir validar o rechazar tendencias y resulta útil conocerlas para trabajar en escenarios con buena probabilidad de ocurrencia.

Veamos algunos de los más importantes:

Principio abanico

Es una serie de líneas de tendencia con el mismo origen y en la misma dirección, por lo general 3, las cuales se van trazando a medida que el precio se desarrolla.

Tienen forma de abanico en el gráfico y sirven para confirmar el cambio de dirección del mercado cuando se produce la ruptura de la tercera línea.

Abanico descendente

Tienes una primera línea de tendencia alcista (1), luego de la cual, ya no hay nuevos mínimos ascendentes. Además el precio rompe dicha línea en la dirección contraria.

Bajo las condiciones mencionadas, se considera rota la tendencia. Ahora necesitas confirmar si en efecto es así.

Al romper, el precio hace un nuevo mínimo que no supera el mínimo anterior de la tendencia (1). Manteniendo el mismo origen, trazas una nueva línea de tendencia alcista (2), conectando con ese nuevo mínimo.

El precio continúa descendiendo y ahora rompe la línea (2) haciendo un nuevo mínimo aún más bajo. Manteniendo el mismo origen, trazas una nueva línea de tendencia alcista (3), conectando con ese nuevo mínimo.

Una vez que el precio rompe la tercera línea de tendencia consideramos confirmado el cambio de dirección del mercado. Como verás, la figura parece un abanico que se abre hacia abajo en el gráfico.

Es interesante observar que a medida que el mercado va perdiendo fuerza alcista, la pendiente de las líneas de tendencia se vuelve cada vez más plana. Ello es un indicativo de un cambio de dirección.

Abanico ascendente

Tienes una primera línea de tendencia bajista (1), luego de la cual, ya no hay nuevos máximos descendentes. Además el precio rompe dicha línea en la dirección contraria.

Al romper, el precio hace un nuevo máximo que supera el máximo anterior de la tendencia (1). Manteniendo el mismo origen, trazas una nueva línea de tendencia bajista (2), conectando con ese nuevo máximo.

El precio continúa aumentando y ahora rompe la línea (2) haciendo un nuevo máximo aún más alto. Manteniendo el mismo origen, trazas una nueva línea de tendencia bajista (3), conectando con ese nuevo máximo.

Una vez que el precio rompe la tercera línea de tendencia consideramos confirmado el cambio de dirección del mercado. Como verás, la figura parece un abanico que se abre hacia arriba en el gráfico.

En este caso también, a medida que el mercado va perdiendo fuerza bajista, la pendiente de las líneas de tendencia se vuelve cada vez más plana. Esto ratifica un cambio de dirección.

Canales

Los canales son las líneas paralelas a las líneas de tendencia principal, también llamados líneas de retorno.

Si puedes reconocer la existencia de canales, pueden ser muy provechosos para establecer estrategias de entrada al mercado.

Canal alcista

En las tendencias alcistas que unen los mínimos ascendentes, la línea de canal une los máximos ascendentes.

En la figura a continuación, puedes observar como la línea de tendencia alcista une los mínimos ascendentes (1), (3) y (5). La línea de canal alcista entonces, une los máximos ascendentes (2) y (4).

Canal bajista

En las tendencias bajistas que unen los máximos descendentes, la línea de canal une los mínimos descendentes.

En la siguiente figura observas como la línea de tendencia bajista une los máximos descendentes (1), (3) y (5). La línea de canal bajista entonces, une los mínimos descendentes (2) y (4).

Los canales, alcistas o bajistas, establecen una suerte de rango móvil del precio en una dirección determinada.

Por otro lado, el rompimiento de una línea de canal podría indicar una aceleración del mercado en la misma dirección de la tendencia.

En la siguiente figura puedes ver un ejemplo del rompimiento de un canal alcista. Veamos:

Luego de mantenerse dentro de los mínimos ascendentes (2) y (4), y los máximos ascendentes (1) y (3), el precio se acelera formando un nuevo máximo en (5) y un nuevo mínimo en (6).

Estos dos nuevos puntos suponen una aceleración de la tendencia y canal alcistas.

Pero, si lo anterior es cierto, la imposibilidad del precio de tocar un canal también debe considerarse como una señal de que la tendencia se está agotando y podría cambiar de dirección. Veamos:

Luego de mantenerse dentro de los mínimos ascendentes (2) y (4), y los máximos ascendentes (1) y (3), el precio se desacelera formando un nuevo máximo más bajo en (5).

El precio no pudo alcanzar el techo del canal alcista. Por tanto, ahora los puntos (3) y (5) forman una nueva línea de tendencia bajista con máximos descendentes.

El mínimo en (4) podría ahora ser el primer punto de un canal bajista, pero necesitas que el precio marque un segundo mínimo descendente para confirmarlo.

Los dos casos anteriores también podrían observarse sobre tendencias bajistas que se aceleran, o bien, se dan la vuelta.

Retrocesos porcentuales

Otra aplicación muy conocida en las líneas de tendencia es la de los retrocesos porcentuales. Como podemos observar en cualquier tendencia, el precio no avanza linealmente, sino en zig-zag.

Luego de un primer movimiento, el precio tiende a regresar una fracción de dicho movimiento, para luego retomar su tendencia. Esto ocurre de forma sucesiva hasta que la tendencia se agota.

Se ha reconocido a partir de la Teoría de Dow que estos retrocesos tienden a estar alrededor del 50% del primer movimiento relevante.

Esto se aplicaría a cualquier grado de tendencia, principal, secundaria o menor. De igual forma existen otros ratios o retrocesos muy conocidos como los retrocesos de 1/3 (33%) y 2/3 (66%) y los de Fibonacci.

En la figura a continuación vemos como el mercado tiene un movimiento relevante de 100 a 200. Luego retrocede un 50% hasta 150.

Podrías considerar el nivel de 50% como un retroceso medio, y los niveles de 1/3 y 2/3 como niveles extremos de seguridad en esos retrocesos.

Es decir, que si el precio retrocede más allá de 66%, podría ser una señal de que no estamos en un movimiento tendencial y valdría la pena ser cautelosos.

Mientras que si el precio retrocede menos de un 33%, podría ser una señal de un fuerte movimiento tendencial y valdría la pena tomar posición cuando este concluya y el precio retome su tendencia.

Los retrocesos de Fibonacci, desarrollados en la Teoría de las Ondas de Elliott, se centran en niveles del 38% y 62%.

Por tanto, lo más recomendable para ti es combinar los diversos enfoques y usar rangos de retroceso y no cifras puntuales.

Te recomendamos establecer un rango para los retrocesos máximos entre el 62% y el 66%. Mientras que, para los retrocesos mínimos te recomendamos un rango entre el 33% y el 38%.

Líneas internas de tendencia

Es una variante de las líneas de tendencia que no se basa en conectar máximos o mínimos crecientes en una dirección.

La línea interna de tendencia se traza a través del movimiento del precio, conectando de forma simultánea la mayor cantidad de máximos y mínimos posible.

En ese sentido, una línea interna de tendencia es una suerte de línea general de soporte y resistencia.

La principal crítica a esta aplicación es que puede ser muy subjetiva, a diferencia de las reglas más exactas para trazar tendencias tradicionales.

Veamos un ejemplo con un gráfico mensual de velas japonesas para la acción de la empresa Union Pacific Corporation, cotizada en la NYSE para el período 2011-2021:

La lógica de una línea interna de tendencia es conectar tantos puntos máximos y mínimos relevantes como sea posible.

La línea de trazo rojo conecta el punto máximo en A con los puntos mínimos en B y en C.

Se esperaría que cuando el precio se desplace por encima de la línea estemos en tendencia alcista y cuando se desplace por debajo estemos en tendencia bajista.

Claro está, el precio se desplazaría dentro de canales. Por tanto, debemos estar atentos para entrar luego de las correcciones en dirección de las tendencias.

Días de cambio

Un día de cambio sucede en un máximo o mínimo de gran relevancia, acompañado de un volumen importante y marcaría el cambio de dirección del mercado luego de una tendencia.

Cuanto más amplio sea el rango de variación y mayor el volumen, mayor será la señal de cambio de tendencia.

Día de cambio por arriba

Es la fijación de un nuevo máximo en una tendencia al alza, seguido de un cierre más bajo que el anterior.

La presión de la demanda lleva a una aceleración rápida del precio marcando nuevo máximo. Pero la misma cede para un cierre más bajo ante un clímax de ventas.

Día de cambio por abajo

Es la fijación de un nuevo mínimo en una tendencia a la baja, seguido de un cierre más alto que el anterior.

La presión de la oferta lleva a una desaceleración rápida del precio. Esta luego cede para un cierre más alto ante un clímax de compras.

Se suelen ver con mayor cuidado los cambios semanales y mensuales, ya que contienen más información que los cambios diarios.

Veamos un ejemplo con un gráfico mensual de velas japonesas para la acción de la empresa Boeing Co., cotizada en la NYSE para el período 2016-2021:

Como puedes observar, luego de una tendencia alcista, el precio hace un nuevo máximo.

Sin embargo, a medida que el mes avanza, el precio se desploma y termina cerrando más bajo que el cierre del mes anterior.

Esto ocurre en presencia de un fuerte aumento en el volumen a medida que el precio baja. A continuación, el precio continúa cayendo en los meses sucesivos, ratificando el cambio de tendencia.

Usando las tendencias para ganar dinero

Una vez que has confirmado la existencia de una tendencia, la manera de utilizar este movimiento direccional para ganar dinero es muy sencilla y simple:

Entra luego de las correcciones de la tendencia, una vez que el mercado retoma su movimiento tendencial.

Veamos un caso real de trazado de tendencias e identificación de oportunidades de inversión.

Usamos un gráfico de velas japonesas de 15 minutos para el contrato de fututos del índice S&P 500 entre el 13 y el 19 de abril de 2021:

Puedes observar el gráfico sin ningún tipo de distinción técnica. Por el reducido lapso de tiempo, nos vamos a enfocar en las tendencias menores y secundarias que podamos encontrar.

En un primer acercamiento se observa una tendencia alcista. Sin embargo, debes recordar que es preciso contar con al menos dos puntos para poder comenzar a trazar la línea de tendencia.

Por otro lado, debemos acompañar nuestro análisis con los niveles de soporte y resistencia que se identifiquen en el gráfico para evitar ver tendencias donde no las hay.

En el siguiente gráfico comenzamos a realizar nuestro análisis técnico:

Para el 12-13 de abril de 2021 observamos un claro rango o tendencia lateral. Dicho rango está delimitado por niveles de soporte y resistencia.

Por tanto, mientras el precio no rebase esa zona marcando puntos relevantes sucesivos no podemos asumir nada.

Muchos inversionistas se especializan en operar en rangos laterales. Pero, visto que nos interesa estudiar las tendencias alcistas o bajistas que podamos encontrar, nos enfocaremos en esos escenarios.

Luego del primer rango lateral el precio rompe al alza marcando un nuevo máximo y un nuevo mínimo. Sin embargo, luego se estanca en un nuevo rango lateral. Incluso, rompe a la baja.

A continuación, comienza un fuerte movimiento alcista. Pero, de acuerdo a las premisas que venimos manejando, no podemos asumir nada hasta tanto el precio no salga del nuevo rango lateral.

Puedes observar como el precio rompe el nivel de resistencia de este rango y realiza una corrección bajista marcando un mínimo.

Una vez que retoma el movimiento alcista en el punto A, ya cuentas con un segundo punto que podría indicar con buena probabilidad que el movimiento alcista continuará. Podrías haber entrado en esa zona con una posición larga.

El precio marca un nuevo máximo y a continuación corrige a la baja. En el punto B, luego de la corrección, retoma el movimiento alcista. Podrías haber tomado una segunda posición larga.

Veamos en el siguiente gráfico la continuación de nuestro análisis técnico a medida que el precio continúa su camino:

Luego de los puntos A y B, la tendencia menor alcista queda rota en el punto C. Ya no hay nuevos máximos ascendentes y el precio corta la línea a la baja.

Por tercera vez el precio entra en un rango lateral. No podemos sacar conclusiones claras mientras el precio permanezca dentro de esta zona.

El precio rompe el nivel de resistencia y aumenta marcando un nuevo máximo, aunque con fuerte volatilidad. Debemos dejar que el precio evolucione para confirmar si marca nuevos mínimos y máximos ascendentes.

Esto ocurriría en el punto D. En este nuevo tramo sería el segundo mínimo relevante. Podrías haber entrado en una posición larga.

De hecho, el precio marca un canal alcista paralelo a la nueva línea de tendencia menor alcista.

Lo recomendable sería esperar que el precio corrija a la baja hacia la línea de tendencia menor y esperar que retome el recorrido alcista para entrar de nuevo, pero no ocurre.

Se presenta un gap bajista y el precio entra en un cuarto rango lateral. Como ya sabes, mientras el precio permanezca entro de este nivel es recomendable permanecer fuera.

Ahora observarás qué ocurrió en el gráfico en la sesión del 19 de abril de 2021 a la luz del análisis técnico:

Luego del último rango lateral, el precio rompe a la baja. A continuación realiza una corrección marcando un primer máximo descendente.

El precio continúa cayendo marcando un mínimo, aunque con fuerte volatilidad.

El precio intenta corregir al alza, pero termina marcando un nuevo mínimo, pero esta vez ascendente.

Luego el precio continúa al alza marcando un nuevo máximo descendente, cerca del cual cerró la sesión.

Tenemos entonces dos máximos descendentes, pero los mínimos no acompañan y más bien sugieren la figura de un triángulo simétrico.

Si proyectamos el nivel de soporte más cercano (línea de trazo punteado), podríamos esperar que el mercado confirme una tendencia bajista cuando el precio cruce esa línea imaginaria a la baja.

Si además, el precio rompe la línea de mínimos ascendentes, estará más que confirmada la tendencia bajista.

En caso contrario, tendrías que esperar por más información. Podrías estar entrando en un rango lateral, o bien, iniciando una nueva tendencia alcista.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?