Saltar al contenido

Gráficos de Línea: el tipo de gráfico más básico

El gráfico de línea es el gráfico de inversión más básico: Refleja los precios de cierre por unidad de tiempo con una línea de trazo continuo; es decir, cada punto de la línea representa el precio de cierre en cada período del gráfico.

Dada la importancia del precio de cierre, muchos analistas consideran que es un gráfico más directo, ya que elimina el ruido de las fluctuaciones del precio durante cada período.

Por ello, si piensa que permite ver un panorama más claro y sencillo de las distintas tendencias sobre el gráfico.

También permite reconocer niveles de soporte y resistencia, así como patrones chartistas de forma más fácil.

Este tipo de gráfico fue muy utilizado antes de la revolución de la tecnología y las computadoras por su sencillez.

Tal vez, su uso no es tan común hoy en día, aunque puede ser de utilidad para quienes se están iniciando en el mundo bursátil, en particular en el análisis técnico.

El gráfico de línea te da el contexto. Sin embargo, no es recomendable para operar bajo los estilos scalping o daytrading, que requieren toma de decisiones en segundos o minutos.

De manera que, debes adaptar tus herramientas de trabajo a tu estilo inversor.

Los gráficos de línea pueden ser un buen acompañante para ver de forma directa y rápida hacia dónde se dirige el mercado.

Fíjate en la pendiente de la línea, ella te dice el lado dominante del mercado en cada tramo del gráfico.

Te recomendamos que acompañes tus gráficos de línea con indicadores y herramientas de análisis técnico. Un buen complemento pueden ser las medias móviles exponenciales.

Gráficos de línea en acción

Veamos a continuación un ejemplo del Mercado Forex con el gráfico de línea de 1 hora del par Libra/Dólar para el 05 de mayo de 2021:

Ya cuentas con múltiples herramientas de estudio que te hemos brindado en nuestro Curso Gratuito de Análisis Técnico, no dejes de consultarlas.

El gráfico de 1 hora (60 minutos) nos da una perspectiva de tiempo de casi un mes, desde el 7 de abril.

A primera vista observas un patrón ascendente, aunque algo irregular. Luego, el precio parece haber entrado en un rango lateral, donde se mantiene hasta ahora.

Queremos visualizar posibles escenarios aplicando todas estas herramientas de las que te hemos hablado. Un analista técnico es como un médico especializado en medicina general.

Es decir, puede encontrarse con distintos problemas de salud de sus pacientes que requieren diagnóstico. Desde un resfriado común hasta una apendicitis.

Cada problema requiere tratamiento distinto. En el mercado bursátil es igual. No es lo mismo analizar un mercado en tendencia, que uno en rango lateral.

Hay mercados y productos con características propias. Algunos presentan alta volatilidad, mientras que otros reflejan un comportamiento más regular del precio.

Visto que el gráfico parece dividirse en dos zonas, vamos a utilizar una línea interna de tendencia. Esta supone conectar tantos puntos máximos y mínimos relevantes como sea posible.

De este modo, obtienes un máximo en el punto A, así como dos mínimos en los puntos B y C.

Esta línea con pendiente descendente puede ser considerada como una línea de soporte y resistencia dinámica.

Si observas la parte superior derecha del gráfico, verás que el precio marca 2 máximos relevantes descendentes.

Si conectas los puntos D y E obtienes una línea de tendencia bajista, tal y como lo ves en el gráfico.

La línea interna de tendencia haría las veces de canal bajista conectando los mínimos descendentes.

Por último, definimos las zonas de soporte y resistencia para este período. Así, tenemos una zona de resistencia relevante entre los máximos D y E.

En la parte inferior tenemos una zona de soporte alrededor de los mínimos relevantes marcados a partir del día 9 de abril.

En estos momentos el precio se encuentra en la parte superior del canal bajista. Es interesante observar que, luego de cualquier movimiento importante, el precio tiende a permanecer en rangos laterales de consolidación.

¿Qué puedes esperar?

Luego del mínimo relevante en el punto C, el precio comienza un movimiento alcista con un nuevo máximo y mínimo relevantes, pero a continuación no logra hacer nuevos máximos hasta ahora.

Tal y como sucede con este instrumento, el precio parece haber entrado en un pequeño rango lateral de consolidación.

Lo recomendable en lo inmediato es permanecer fuera hasta tanto el precio salga de dicho rango.

Dada la cercanía de la línea de tendencia bajista y de la zona de resistencia, no resulta muy atractivo proyectar operaciones de compra.

Para ir en largo, el precio debería romper al alza la línea de tendencia y como mínimo, consolidar en la zona de resistencia, convirtiéndola en zona de soporte.

Las posibles operaciones en corto podrían tener una mejor probabilidad. Para ello, el precio debería salir del rango lateral a la baja.

Si se produce un movimiento inicial a la baja, y luego el mercado corrige y reanuda su descenso, podría ser una señal de que el precio se dirige a la línea interna de tendencia que funge como soporte.

Has visto cómo puedes utilizar los gráficos de línea en el análisis técnico. Pueden ser una herramienta muy sencilla de utilizar.

Tal y como el médico especialista, usa tus conocimientos y herramientas disponibles para diagnosticar el mercado.

Visualiza los posibles escenarios. Proyecta qué harías en cada caso. Evalúa cuál podría ser el escenario más probable e intenta aprovecharlo a tu favor si es que ofrece oportunidades de ganancia que valgan el riesgo a tomar.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?