Saltar al contenido

Analizando el fenómeno de DogeCoin, ¿oportunidad millonaria o broma disparatada?

dogecoin

La criptomoneda que comenzó como una broma y cuyo valor ya ha superado los 50 mil millones de dólares

Dogecoin comenzó como una simple broma, un “meme”. Una idea tan simple y absurda como crear una moneda virtual con la foto de un perro comúnmente llamado “Doge”. Hasta aquí nada más de lo que podría ser una simple anécdota que se quedase en la nada, un chascarrillo entre amigos. El problema es que esa broma ya vale más de 50 mil millones de dólares (unos 42 mil millones de euros), y ha dejado de ser un chiste banal sin importancia.

Hay muchos que dicen también que el Dogecoin es la constatación de la burbuja de las criptomonedas, y que muy probablemente sea el germen de la explosión de todo este universo “crypto”. Algo así como la mecha que encienda el colapso de unos activos, tan nuevos como desconocidos, que no paran de dar que hablar y de llenar portadas.

Pero ¿Qué es Dogecoin?

El Dogecoin, es una criptomoneda, como muchas de las que hoy podemos encontrar en el mercado y en internet, como Bitcoin, Ethereum o Monero. Está basada igualmente en la cadena de bloques (blockchain), lo que le da un carácter descentralizado, le permite soportar transacciones, pagos, cobros y acumular saldos de esa moneda. Hasta aquí nada diferente (o a simple vista) de lo que podría caracterizar a otras criptomonedas, sin embargo sus orígenes son lo que le hacen absolutamente especial.

Los orígenes de Dogecoin

Dogecoin fue lanzado como una broma, en concreto el 8 de diciembre de 2013. Doge es una forma común de llamar a la raza “Shiba Inu”, que se había convertido por votación en una de las imágenes “meme” del año 2013 por la revista Wired.

Los creadores de Dogecoin fueron Jackson Palmer experto en marketing que en aquel momento trabajaba para la empresa Adobe en Australia y Billy Markus un programador de software de Oregon, en EEUU. Ambos, a través de las redes sociales utilizaron sus conocimientos en programación y en marketing, para primero comprar el dominio de internet Dogecoin.com y después desarrollar la criptomoneda en sí misma.

Basándose en una acción puramente cómica e influenciada por el entonces auge de criptomonedas como Bitcoin, para en cierto modo, burlarse de ellas, utilizaron la estructura de Litecoin, una criptomoneda que derivó de la infraestructura de la mayor criptomoneda Bitcoin, es decir, Dogecoin es un producto en cierto modo de Bitcoin, aunque separado de él por dos niveles.

Sin limite de criptomonedas

Uno de los aspectos más relevantes de Dogecoin es que su número máximo de criptomonedas no está limitado como si ocurre en Bitcoin (y que es una parte muy importante de lo que le otorga su valor) e incluso es más flexible que el propio Litecoin. Hoy en día ya hay más de 129 mil millones de monedas o “tokens” en circulación, por los poco más de 80 millones de Litecoin y los 21 millones (como máximo posible) de Bitcoin.

Los dos creadores, decidieron en el momento de su creación que se pudieran emitir sobre 5.000 millones de tokens cada año, lo que es una velocidad enormemente superior a cualquiera de las otras criptomonedas. Según ellos mismos “Dogecoin no está creado para tomarse en serio a sí mismo, no será utilizada por gente al que le preocupe hacerse rico, sino es algo útil para poder agradecer o elogiar”. Y esto es lo que realmente sucedió, al principio de la vida de la moneda virtual algunas personas dentro de círculos concretos en internet lo empezaron a utilizar para pagar y recibir propinas.

Marketing y su popularidad

Pero poco después, Palmer como experto en marketing impulsó una serie de acciones, mitad “meme”, mitad promoción sarcástica, que buscaba patrocinar determinados actos que llamaran la atención en redes sociales. Entre esos actos, consiguió recaudar a través de Dogecoin y su comunidad más de 50,000 dólares para ayudar al equipo jamaicano de bobsleigh que participó en los juegos olímpicos de invierno. Pero no sólo eso, sino que también consiguieron patrocinar a un equipo de NASCAR que compitió con el logo de Dogecoin en el coche. También recaudó fondos para ayudar a potabilizar agua en Kenia, en un proyecto que llamaron Doge4Water.

Dogecoin, más allá de estas acciones y promociones podría haberse quedado en nada, pero su uso como “meme”, su popularidad en redes sociales y sus inteligentes formas de marketing dieron a la criptomoneda una aceptación y crecimiento inusual. Hasta alcanzar en poco tiempo los 70 millones de dólares.

¿Cómo funciona el Dogecoin?

Como comentábamos Dogecoin se basa en la misma blockchain que Litecoin, lo que por una parte le permite crear una cantidad ilimitada de tokens y a su vez disfrutar de transacciones mucho más rápidas y un mayor número de pagos que Bitcoin o Ethereum.

¿Cómo comprar Dogecoin?

Si te interesa tener algunas de estas monedas de Dogecoin, puedes hacerlo de forma relativamente sencilla en cualquier Exchange de criptomonedas y guardarlo en una Wallet de crypto.

El minado de Dogecoin

Una de las características que hace al Dogecoin una criptomoneda popular es su facilidad para ser minado. Muchos de los que comienzan a introducirse en el negocio del minado toman dogecoin como primera opción, ya que su volumen permite obtener nuevas monedas y confirmar transacciones de una forma más sencilla que en Ethereum o Bitcoin, sin tener unos recursos tan potentes como en estas dos.

Dogecoin y su valor de 50 mil millones de dólares

Hoy por hoy, cada Dogecoin vale aproximadamente 0.39 dólares por token. Esto le da un valor total de más de 51 mil millones de dólares (la cantidad resultante de multiplicar el precio de cada Dogecoin por el número de monedas en circulación). Solamente el día 16 de abril de este mismo año, su precio se disparó más de un 200%. ¿Por qué? Nadie lo sabe a ciencia cierta.

Algunas de las teorías para explicar su precio

El principal foco al que todo el mundo mira cuando se trata de Dogecoin es Elon Musk. Con cada tweet del CEO de Tesla el Dogecoin vive una sacudida en su precio.

En febrero del año pasado, Elon Musk tuiteó simplemente “Doge” y su precio se disparó.

Pero no sólo Elon Musk, también Mark Cuban el dueño del equipo de la NBA Dallas Mavericks, también ha declarado que era su criptomoneda favorita ¿Son estas declaraciones un meme más o una apuesta seria por la criptomoneda del perro?

Sean lo que sean, lo que es una realidad es que el Dogecoin ha subido un 18,000% en menos de un año. Pasando de poco más de 0,002USD por moneda a casi 0.4USD.

¿El fin de la burbuja?

Una burbuja es algo que difícilmente se puede prever, está vacía por dentro, cuenta con mucha aceptación y finalmente explota. Con las criptomonedas, muchos inversores y economistas de prestigio declaran que las criptomonedas no son ni de lejos una inversión segura. Como estas basan su precio en el valor que cada persona le atribuya, una vez que ese valor personal se acaba, el precio cae y la burbuja comienza a desinflarse.

La esperanza en terrenos como las criptomonedas (en especial algo como el Dogecoin) es que esta burbuja se sostenga en el tiempo por que otras personas sigan creyendo en él, le sigan viendo un valor y una utilidad real. Lo difícil es prever esto en cualquier tipo de activo, y mucho menos en el mundo de internet o las criptomonedas.

¿Merece la pena una inversión en dogecoins?

Un aspecto a tener muy en cuenta es que hay un número de Dogecoins ilimitados, mientras que sólo hay un número máximo de 21 millones de Bitcoins.

El Bitcoin por su parte, ha visto refrendada poco a poco su posición como reserva de valor a través de las empresas que han comenzado a almacenarlo o utilizarlo, como Morgan Stanley, Tesla o Microstrategy.

El crecimiento de las criptomonedas es un hecho, y muchos aseguran que la tecnología blockchain diseñará un mundo financiero completamente diferente en el futuro. Otra cosa bien diferente es qué criptomonedas podrán configurar ese futuro, al igual que en la burbuja tecnológica de los años 2000, internet llegó para transformar el mundo, pero sólo unas pocas empresas de aquellas que llenaban portadas y veían como sus acciones subían sin parar en las bolsas de todo el mundo consiguieron sobrevivir y llevar a cabo esta transformación que prometían.

En los últimos meses el Dogecoin ha visto su precio multiplicado por varias veces, sin ningún cambio sustancial ni respaldo por ninguna entidad o cambio tecnológico de base. Como declaró uno de sus dos creadores creo que dice mucho del mundo de las criptomonedas que una moneda con un perro dibujado cuya tecnología no ha sido actualizada en más de dos años supere los mil millones de dólares de valoración”.

Hoy, el Dogecoin vale 50 mil millones.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 1

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?