Saltar al contenido

Cómo entender la factura de la luz

La factura de la luz es una de esas cosas que cuando nos llega a casa, miramos el importe, tratamos de entender qué estamos pagando (y por qué siempre pagamos más y más) y a los dos minutos lo dejamos por imposible.

Según la OCU (Organización de Consumidores y Usuarios) más del 10% de los consumidores no entienden la factura de la luz. Como entender el recibo de la luz no es tan fácil como nos gustaría y saber cómo funciona es muy importante para controlar nuestro consumo y estar atentos a posibles irregularidades.

En este artículo vamos a profundizar en la factura de la luz para entender mejor que estamos pagando cuando nos llega la factura de nuestra compañía eléctrica.

Descifrando la factura

Comencemos por el principio, ¿Cómo se compone la factura de la luz? El recibo de la luz está formado por dos partes:

  • Por un lado, un coste fijo por disponer de electricidad, que pagaremos dependiendo de la potencia que tengamos contratada (kW), utilicemos esta electricidad o no, es decir, un coste fijo y constante.
  • Por otro lado, el coste de la electricidad que consumamos, es decir, un gasto variable.
  • A estos dos gastos, fijo y variable, vamos a tener que añadir otros conceptos tales como impuestos, alquiler del contador, otros servicios… Y la tarifa concreta que tengamos contratada, de la que dependerán tanto el gasto fijo como el variable.

¿Cómo se estructura la factura de la luz?

  • En el mercado regulado, que ahora explicaremos, todas las empresas energéticas estructuran la factura de la misma forma.
  • En el mercado libre, cada empresa va a estructurar su factura de la forma que cada una quiera.

¿Qué es el mercado libre y qué es el mercado regulado?

  • El mercado regulado es el tipo de tarifa que está regulada por ley y tiene que seguir ciertos parámetros. Si nuestra tarifa está en el mercado regulado vamos a pagar el precio oficial de la luz. ¿Y cómo se fija este precio oficial? El precio de la luz está determinado por la oferta de todos los productores de electricidad con sus diferentes precios (que van a variar según su tecnología, el lugar de generación, etc.) y la demanda de los consumidores.

Es una típica relación oferta-demanda. Cuando se llega a un precio que case la oferta de los productores y la demanda de los consumidores se fija el precio. Esta fijación de precios ocurre cada hora. Por eso mismo en horas del día donde exista mucha demanda de luz (las llamadas horas pico) los precios suben mucho y por el contrario en horas donde el uso de energía es menor, los precios bajan (las llamadas horas valle). Si nuestra tarifa de luz está acogida al mercado regulado pagaremos el precio de mercado que varía cada hora, por eso es importante ser conscientes de que estamos en este tipo de tarifa y tratar de consumir más energía en las horas valle para aprovechar los precios más bajos.

  • En el mercado libre vamos a contratar una tarifa independiente con la empresa energética (el comercializador). Esta tarifa puede ser una tarifa fija para no estar dependiendo de las horas valle o pico, una tarifa personalizada por horas de consumo o cualquier otra tarifa que acordemos directamente con la empresa que comercializa la energía.

¿Quién regula el mercado regulado?

El organismo que regula el mercado energético y la tarifa que se acoge a éste (PVPC o Precio Voluntario al Pequeño Consumidor) es la Comisión Nacional de Mercados y Competencia o CNMC. También hay leyes de la Unión Europea que afectan a este mercado regulado.

¿Cuál es la diferencia entre la distribuidora y la comercializadora?

La distribuidora es la que se encarga de traer la electricidad hasta nuestra casa o nuestro edificio. Es decir, monta y mantiene la infraestructura e instalar el contador de luz. También debe responder de que la calidad del suministro sea optima. La distribuidora no se puede elegir y tendremos asignada una u otra dependiendo de la zona o región donde vivamos. El Gobierno fija las cantidades que puede cobrar una distribuidora por su servicio. Estos importes vienen incluidos en la llamada tarifa de acceso.

Por su parte, la comercializadora es la empresa con la que contratamos la luz, con la que firmamos el contrato y es la que podemos elegir y cambiar a nuestro gusto o según nuestras necesidades. Las tarifas que pagamos se las pagamos a comercializadora, que a su vez paga una buena parte a la distribuidora en las tarifas de acceso. La gran parte de las empresas suelen tener divisiones en tanto la distribución como la comercialización tanto de tarifas reguladas como de tarifas no reguladas.

¿Qué pagamos en la factura de la luz?

La factura de la luz, ya sea de la tarifa regulada o de la libre y sea cual sea la comercializadora con la que tengamos contratada la luz está compuesta por los siguientes elementos:

  • Potencia contratada o Término de potencia (coste fijo)
  • Energía consumida o Término de consumo (coste variable)
  • Peajes de acceso
  • Alquiler del contador
  • Impuesto sobre la electricidad
  • IVA

Potencia contratada

La potencia contratada o término de potencia es la cantidad fija que el usuario tiene pagar por tener disponibilidad de una determinada cantidad de energía, es decir, a mayor potencia contratada más pagaremos por poder disponer de ella, la usemos o no.

¿Cómo lo calculamos?

Precio del KW * kW contratados * días de facturación

Por ejemplo, un precio del kW de 0.1123€ * 3,70 kW contratados * 30 días = 12,46€ sin IVA.

Término de energía o consumo

La energía consumida o término de consumo es la cantidad de energía consumida durante un tiempo determinado. Es el pago por la cantidad real de luz que hemos utilizado y es un coste variable, ya que si utilizamos más pagaremos más y si utilizamos menos, menos.

¿Cómo lo calculamos?

Precio del kWh * kWh consumidos

Por ejemplo: un precio del kWh de 0.1247€ * 476 kWh consumidos = 59,35€ sin IVA

Término de energía o consumo

Los peajes de acceso son una cantidad que hay que pagar para cubrir los gastos y el mantenimiento de la red y las infraestructuras eléctricas. Es un importe que fija el Gobierno de forma anual. Este coste se incluye tanto en la potencia contratada (parte fija) como en la energía consumida (parte variable).

Alquiler del contador de luz

Se llama “Alquiler de equipos” en nuestra factura y es un concepto que se cobra a todos aquellos que no tienen un contador propio, es decir, alquilan un contador a la propia distribuidora. La comercializadora nos cobra este importe por parte de la distribuidora.

¿Cuál es el precio del alquiler del contador? Este precio también lo fija el Gobierno y suele oscilar entre 0.8€ y 1.4€ al mes.

Impuesto sobre la electricidad

El impuesto sobre la electricidad es un impuesto a parte del IVA que deben pagarlo todos los consumidores independientemente de su consumo. Es una cantidad que regula el Gobierno y su importe es del 5,1% sobre el importe que resulta de la suma de la potencia contratada y del consumo de energía.

¿Cómo lo calculamos?

(Potencia contratada (Término de potencia) + Energía consumida (Término de energía)) * 0.051

Siguiendo con nuestro ejemplo: (12,49€ por potencia contratada + 59,35€ por energía consumida) * 0.051 = 3,66€

IVA en la factura de la luz

El IVA es ese impuesto que hay que pagar cada vez que compramos algo, y con la luz no iba a ser diferente. Para calcularlo simplemente sumamos todos los conceptos anteriores y le aplicamos el IVA del 21%.

¿Cómo lo calculamos?

(Potencia contratada + energía consumida + Alquiler del contador + Impuesto sobre la electricidad) * 0.021

Y continuando con nuestro ejemplo: (12,49€ por potencia contratada + 59,35€ por energía consumida + 0,81€ por el alquiler del contador + 3,66€ por el impuesto sobre la electricidad) * 0.21 = 16,02€

Entendiendo el total de la factura de la luz

Una vez sumados todos los costes anteriores, por fin podemos entender qué estamos pagando cada vez que nos llega la factura:

En nuestro ejemplo:

  • Potencia contratada: 12,49€
  • Energía consumida: 59,35€
  • Alquiler del contador: 0.81€
  • Impuesto sobre la electricidad: 3,66€
  • IVA: 16,02€
  • Total: 92,33€

Otros conceptos importantes para tener en cuenta

Para entender a fondo la factura de la luz, es importante también conocer algunos conceptos extra a parte de los que hemos comentado aquí y que veremos en nuestra factura:

  • Un gráfico de consumo que nos permite seguir la evolución de nuestro consumo, siempre en las facturas con tarifas del mercado regulado y no siempre en las del libre.
  • La lectura del contador, que nos indicará si nos han facturado por lecturas reales del contador o lecturas estimadas.
  • Quienes sean beneficiarios del Bono Social (tarifa regulada), verán en su factura el descuento por el mismo justo antes del importe por el impuesto de electricidad.
  • En las facturas del mercado libre es posible que aparezca al final información sobre descuentos y promociones.

¿Cómo podemos ahorrar en la factura de la luz?

La nueva regulación de las tarifas de la luz va a premiar al consumidor flexible, el que realice la mayor parte de su consumo en las horas valle, es decir, en las horas que la energía es más barata.

Por ello lo primero que debemos tener en cuenta son las horas valle y cuando necesitamos utilizar más o menos energía, y dejar los consumos para esas horas, por ejemplo la lavadora. Debemos tratar, en definitiva, de buscar los mejores precios por hora en función del uso que necesitemos de energía. También apostar por electrodomésticos lo más eficientes posibles, para reducir nuestro consumo energético.

Entre algunas de las pequeñas acciones que podemos hacer para ahorrar en nuestro día a día están:

  1. Comprar electrodomésticos lo más eficientes posibles y de bajo consumo.
  2. Controlar la calefacción eléctrica
  3. Evitar dejar los aparatos en ‘stand by’
  4. Programar el aire acondicionado
  5. Utilizar bombillas de bajo consumo
  6. Utilizar la luz de forma más eficiente, sólo cuando sea realmente necesaria
  7. Utilizar programas de lavado cortos en la lavadora o el lavavajillas

Asimismo también es importante que el consumidor estudie sus hábitos de consumo y sus horas del día donde haga un mayor consumo eléctrico para según eso adaptar su contrato de luz a una tarifa regulada o una del mercado libre. Estas últimas al ser independientes y estar únicamente sometidas a las políticas de cada compañía comercializadora pueden ofrecer tarifas personalizadas y que se adapten muy bien a nuestras necesidades específicas y las de nuestra casa.

Preguntas frecuentes sobre la factura de la luz:

¿Por qué varía el precio de la luz según el mes en el que estemos?

Los precios de la luz pueden variar dependiendo de lo que cueste a las empresas generadoras de energía producirla. Dependiendo de si esta energía se ha producido a partir de una tecnología o de otra, como energía hidráulica, nuclear, solar, eólica o ciclos combinados de gas.

También dependerá de las condiciones climatológicas para algunas de estas tecnologías de producción, si no hay viento para la energía eólica o no hay agua para la hidráulica, Y también al revés en días de mucho viento o mayor radiación solar, caerá el precio de la electricidad. Todo esto dependerá del mix energético que tenga un país y si utiliza unos u otros recursos para su producción energética, incluidos los precios que pague por comprar energía a otros países o la demanda de la misma.

¿Por qué varían los importes de la factura con consumos idénticos?

Como ya hemos visto, la factura no solo se compone de la cantidad de energía que consumimos, sino también de muchos costes fijos, tanto la potencia que tengamos contratada, el alquiler del contador o los impuestos. Por lo general va a depender siempre de la potencia contratada que tengamos, cuanta más potencia contratada mayor coste fijo.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?