Google search console Saltar al contenido

¿Cómo Puedo Pagar mis Deudas Rápido?

pagar mis deudas rapido

Cuando de pagar deudas se trata, es difícil conseguir una solución estándar para todo el mundo. La situación financiera de cada persona es diferente, por lo tanto, el método a aplicar para pagar tus deudas rápido, dependerá de ciertos factores como el tipo de deuda que tienes.

En esta oportunidad te ayudaremos a identificar cuál es el verdadero estado de tus finanzas. Explicándote cómo identificar el endeudamiento excesivo, y describiendo los diferentes métodos que puedes aplicar para salir de deudas, de acuerdo a tu caso en particular.

Si estás en situación de Impago de Deudas, estás en ASNEF o sufres los Intereses Abusivos de una Tarjeta Revolving te ayudamos totalmente GRATIS.

Endeudarse: ¿bueno o malo?

Cuando se está atravesando una situación de endeudamiento excesivo es fácil hacerse la promesa de que no se volverá a tener deudas otra vez. Para algunas personas endeudarse es una actividad negativa que se debe evitar a toda costa. Pero la verdad es muy diferente, las deudas no tienen por qué ser razón de estrés, al contrario, pueden resultar muy beneficiosas.

Quisiéramos vivir en una realidad en la que todos tenemos suficientes ahorros para comprar una casa sin pedir prestado, pero eso es solo una ilusión. La verdad es que para la gran mayoría de los españoles, los préstamos bancarios son la única forma de adquirir una vivienda propia o incluso un vehículo.

Si de empresas se trata, la deuda es aún más útil. Las empresas más brillantes han crecido gracias a que una empresa financiera creyó en su proyecto o idea de negocio, prestándole los fondos necesarios para su operatividad.

Siendo así resulta imposible considerar las deudas como un elemento maligno del sistema económico, sino más bien una herramienta que, si sabes emplear inteligentemente, te será muy útil en tu crecimiento personal, profesional y hasta empresarial.

¿Cómo saber si me he endeudado en exceso?

Como explicamos antes, las deudas no son malas, pero sí puede resultar un problema cuando no se adquieren con responsabilidad e inteligencia. Endeudarse en exceso es una situación que puede generar altos niveles de estrés, sin embargo, no todo el mundo sabe detectar cuándo se ha endeudado de más. Para ello, es necesario estar atento a las siguientes señales:

  • Cada fin de mes terminas con menos dinero que el anterior.
  • Te cuesta saber el monto total de mis deudas.
  • Pagas servicios básicos con las tarjetas de crédito.
  • Has tenido que pedir prestado para pagar otros créditos.
  • No tienes ahorros.

Estos son los signos más evidentes de que has acumulado más deudas de las que puedes pagar, pero no te preocupes, más adelante te explicaremos todas las opciones a tu alcance para salir de deudas.

¿Hasta qué monto es aconsejable endeudarse?

Hasta ahora nos ha quedado claro que las deudas no son malas, y que lo importante es evitar endeudarse en exceso. Pero para evitar caer en niveles negativos de deudas es necesario conocer hasta qué limite una deuda se considera manejable.

Hablar de montos es difícil porque esto siempre dependerá de tus ingresos. La capacidad de endeudamiento es diferente en cada persona. Sin embargo, hay formas de calcularlo por ti mismo, generalmente, se suele hablar de porcentajes calculados sobre la base de los ingresos netos del individuo. Este porcentaje varía entre el 30 y el 40%.

Puedes verificar si estos son los límites ideales para ti cuando eres capaz de devolver tu deuda sin dejar de cubrir tus gastos básicos ni tu objetivo de ahorro personal.

Consejos para salir de deudas

Si para este punto te ha quedado claro que llegaste a endeudarte en exceso, entonces es momento de tomar las medidas necesarias para corregir tu estado financiero. A continuación te explicaremos una serie de consejos para lograr la solvencia.

Identifica tus deudas

No todas las deudas son iguales, y por ende la solución no es siempre la misma. El método adecuado para salir efectivamente del endeudamiento excesivo va a depender de múltiples factores como:

  • El tipo de deuda.
  • El tipo de acreedor.
  • El estado de la deuda.

En función de los datos que recopiles sobre tus deudas, podrás separar las que están vencidas o próximas a vencerse. Asimismo, podrás sumar el total de cuotas a pagar mensualmente y verificar si efectivamente cuentas con la liquidez necesaria para cubrirlas. De esto dependerán las acciones a tomar más adelante.

Pagar deudas teniendo liquidez: Método Bola de Nieve

Si luego de hacer cuentas has determinado que cuentas con la liquidez necesaria para cubrir las cuotas mensuales de tus deudas, todo lo que necesitas es un plan que te garantice la organización necesaria. Para ello, puedes aplicar el método bola de nieve, el cual consiste en los siguientes pasos:

  1. Ordena tus deudas de menor a mayor. Deberás empezar pagando las cuentas más pequeñas.
  2. Tu objetivo será pagar una deuda a la vez. Comienza abonando tanto como puedas a la deuda más pequeña, mientras que a las demás solo abonarás el monto mínimo.
  3. Recuerda que a esta primera deuda debes abonar más que solo el monto mínimo, para que de esta forma la deuda vaya disminuyendo.
  4. Una vez que hayas pagado la primera y más pequeña de tus deudas, procederás a hacer los abonos más importantes a la siguiente deuda. Esta vez deberías ser capaz de abonar más dinero, porque tendrás más liquidez al haber resuelto tu primera deuda.
  5. Cada vez que saldes una deuda, al próximo mes tendrás más dinero que podrás abonar a la siguiente deuda. Al final, haber salido de todas las deudas pequeñas te garantizará la liquidez necesaria para enfrentar las más grandes.

El método bola de nieve ha probado su efectividad, pero solo cuando se tiene una liquidez mínima para cumplir con los abonos mensuales. Además, este método resulta eficiente si se combina con otros consejos, como:

Ajuste de prioridades

Para salir del endeudamiento excesivo es necesario evitar los hábitos que en un principio te llevaron a ese estado. Esto significa limitar tus gastos a lo estrictamente necesario y olvidarte de otros no tan útiles. Para ajustar tus prioridades en gastos mensuales deberás hacer un análisis de que lo has estado gastando en el mes.

Te sorprenderá saber la cantidad de dinero mensual que inviertes en pequeños gastos que consideras no tan importantes, como compras innecesarias, salidas nocturnas, entre otros. Ten en cuenta que estos cambios en tu estilo de vida serán transitorios, y que al saldar todas tus deudas puedes retomar tus hábitos, pero eso sí, con más responsabilidad.

Ingresos extra

Un consejo que puedes combinar con el método bola de nieve es encontrar un segundo trabajo. Puede ser un empleo de medio tiempo o algún trabajo por internet. La idea es que puedas compartir tu tiempo entre tu trabajo actual y otro ingreso extra. Ten en cuenta que tener un ingreso extra te permitirá reducir en gran medida el tiempo requerido para salir de deudas, y luego de saldados los compromisos, puedes volver a tu rutina normal.

Compromiso

Ningún consejo que podamos darte en esta página o en cualquier otra va a funcionar sin su merecida dosis de compromiso. Así que cualquiera que sea el método que elijas para salir de deudas, deberás ser responsable y cumplirlo religiosamente.

Esto puede ser más difícil para algunas personas que para otras, pero puedes aplicar ciertos tips que te ayuden en el proceso, como el de involucrar a un familiar o amigo cercano que te apoye y recuerde constantemente tus objetivos.

Si estás en situación de Impago de Deudas, estás en ASNEF o sufres los Intereses Abusivos de una Tarjeta Revolving te ayudamos totalmente GRATIS.

Pagar deudas sin dinero: Refinanciación

Hasta ahora hemos visto alternativas para personas con liquidez, pero ¿qué pasa cuando no tienes dinero para pagar tus deudas? ¿Hay opciones para ti? Sí, sí las hay. Una opción que puede resultar muy conveniente es solicitar la refinanciación de tu préstamo.

La refinanciación consiste en solicitar a tu acreedor bancario la negociación de ciertas condiciones de tu deuda actual. Así pues, si entre tus deudas la que más te preocupa es, por ejemplo, un préstamo que pediste para tu vehículo. Puedes pedir cambiar las condiciones de ese préstamo para pagarlo de forma distinta.

Cuando cambias ciertas condiciones de un préstamo sigues debiendo la misma cantidad de dinero pero podrás pagarlo de una forma diferente. Generalmente las condiciones que conviene cambiar son el plazo de amortización y/o los tipos de interés.

Si logras negociar con tu banco la modificación del plazo de amortización de uno corto a otro más largo, podrás bajar sustancialmente el monto a pagar mensualmente por la cuota. En algunas ocasiones puedes lograr rebajas desde hasta el 50% de la cuota mensual alargando el plazo de amortización un año más. Así, podrás cumplir con tus pagos sin dejar de satisfacer tus gastos más básicos.

Pagar múltiples deudas: Reunificación

Ahora bien, si tu problema es que has acumulado múltiples deudas de diferente naturaleza, y tu liquidez mensual no te permite cumplir con todas las cuotas, la opción que más te conviene es la reunificación.

Un préstamo de reunificación consiste en pedir un crédito bancario por un monto igual a la suma de todas tus deudas pendientes. Con este dinero podrás saldar todas tus deudas al mismo tiempo y quedarás debiendo la misma cantidad de dinero, con la diferencia de que ahora será un solo préstamo y con condiciones más favorables.

¿A qué nos referimos con condiciones más favorables? Pues a una cuota mensual que sea, en cuantía, más cómoda que la suma de las cuotas individuales que veníamos pagando. ¿Cómo se logra bajar el monto de la cuota mensual? Pues el nuevo préstamo será negociado con un plazo de amortización más largo, de manera que tardarás más en salir de la deuda, pero podrás pagar la cuota mensual sin sacrificar tus necesidades básicas.

Pagar deudas estando insolvente: Ley de Segunda Oportunidad

Hasta ahora hemos propuesto una serie de alternativas aplicables para personas con o sin liquidez, pero que no han entrado al estado de insolvencia. Pero ¿qué pasa cuando ya entraste al nivel de la morosidad? ¿Te han inscrito en Asnef? En ese caso, olvídate de los métodos anteriores, para ti lo más conveniente es acogerte a la Ley de Segunda Oportunidad.

Se trata de un instrumento jurídico que permite a deudores en estado de insolvencia, comenzar el concurso de acreedores y así disfrutar de importantes beneficios como la exoneración. Con el procedimiento de la Ley de Segunda Oportunidad serás capaz de salir de deudas liquidando tu patrimonio y, en caso de que este no resultare suficiente, negociar con los acreedores.

La ley estipula un procedimiento de negociación extrajudicial, señalando que si no logras un acuerdo con los acreedores, podrás solicitar que se exonere el pasivo insatisfecho y se te declare libre de deudas. Para disfrutar del beneficio de exoneración es necesario cumplir con ciertos requisitos, y es aplicable tanto para personas naturales como jurídicas.

¿Cómo adquirir deudas inteligentemente?

Al principio te explicamos que endeudarse no es malo, y que las deudas solo resultan en problemas cuando son excesivas. Ahora bien, aprovechar las deudas como una herramienta inteligente amerita la aplicación de técnicas bastante sencillas.

Lo primero que se debe tener en cuenta al momento de adquirir una deuda es nuestra capacidad de endeudamiento. Es decir, el monto máximo que podemos dedicar mensualmente al pago de deudas de acuerdo a nuestros ingresos. Lo recomendable es que nunca adquieras deudas que supongan más del 40% de tus ingresos mensuales.

Para calcular tu nivel máximo de endeudamiento, deberás hacer un análisis detallado de tus gastos fijos mensuales, tus ingresos netos y tus objetivos de ahorro. Así, sabrás con cuánto dinero cuentas para destinar al pago de deudas.

El segundo factor a considerar para adquirir deudas inteligentemente, es la contratación de condiciones que nos favorezcan. Muchas veces contratamos un préstamo y pensamos que lo más conveniente es pactar las cuotas mensuales más bajas y los plazos de amortización más largos, cuando la verdad es que esto no necesariamente es lo que te conviene.

Recuerda que contratar cuotas bajas significa que tendrás mayor liquidez mensual pero al mismo tiempo significa que pasarás más tiempo pagando el préstamo y por ende pagarás intereses por más tiempo. Esto al final se traduce en pagar más dinero.

Lo recomendable es que contrates cuotas que sean lo suficiente bajas para ser capaz de pagar mensualmente el mínimo más un aporte importante al capital. Mientras que al mismo tiempo, debes evitar contratar cuotas que sean más bajas de lo necesario, es decir, si sabes que puedes pagar más a fin de mes, pues paga más. De esta forma pagarás la deuda más rápido.

Si estás en situación de Impago de Deudas, estás en ASNEF o sufres los Intereses Abusivos de una Tarjeta Revolving te ayudamos totalmente GRATIS.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

Últimas entradas de Miguel Otero (ver todo)