Saltar al contenido

Coinbase es el primer exchange de Bitcoin en salir a bolsa. Lo analizamos

La plataforma estadounidense de negociación e intercambio de criptomonedas Coinbase ha registrado en la Comisión del Mercado de Valores de Estados Unidos (SEC), el equivalente a la CNMV en España, el informe para poder dar el salto a bolsa el 14 de abril del 2021.

La salida de la compañía se dará en el Nasdaq, el mercado que reúne generalmente a las empresas tecnológicas estadounidenses, mediante un medio poco habitual, la cotización directa; y lo hará bajo el ticker ‘COIN’ como identificador de sus acciones.

En los registros previos a su salida, el “Exchange” de criptomonedas incluye sus cuentas del 2020, hasta ahora privadas, que reflejan que ha disparado un 139% sus ingresos hasta los 1.044 millones de euros, con un beneficio neto de 263 millones de euros, frente a las pérdidas de 25 millones de euros que registró tan sólo un año antes, en 2019.

Aunque en un principio no ofrecieron detalles sobre fecha de su debut en la bolsa, ni el número de acciones que colocarán en el mercado, recientemente han dado a conocer que su salida a mercados se producirá el 14 de abril de 2021.

La salida a bolsa no es casual

Coinbase se está beneficiando del enorme apetito por las criptomonedas y en especial por el Bitcoin, que sigue ganando fans, ya sea como especulación, por moda o incluso por sus propiedades como moneda alternativa. El auge es tal que un Bitcoin ya cuesta más de 50.000 dólares y su capitalización de mercado, el valor de todos los bitcoins en su conjunto, ha llegado a superar el billón de dólares (un millón de millones). Sólo en lo que va de este año, el precio de la criptomoneda ya ha subido más de un 80%.

La historia de Coinbase comenzó en 2012 y, a día de hoy, ya es la mayor plataforma de intercambio de criptomonedas de Estados Unidos con más de 40 millones de usuarios. Sin embargo, no es solo un medio de intercambio y negociación, ya que además de ofrecer la posibilidad de comprar y almacenar criptomonedas en sus carteras (como Bitcoin o Ethereum), también ha conseguido desarrollar algunas herramientas y servicios financieros: como pasarelas de pago para tiendas online o tarjetas de débito y están trabajando en ofrecer también tarjetas de crédito.

Por esto, Coinbase comienza a parecerse más a una especie de banco de Bitcoin y otras criptomonedas y sus competidores no son tanto otras plataformas de intercambio sino empresas financieras como PayPal o Square.

Coinbase habría alcanzado una valoración de 100.000 millones de dólares en una subasta privada

Según las últimas informaciones, las acciones de Coinbase ya han alcanzado un precio de entre 350$ y 375$ en el mercado de subastas privadas del Nasdaq la semana pasada. Estos precios en el mercado privado, si se confirman una vez se dé el pistoletazo definitivo a la salida al mercado abierto, establecería una valoración de entre 90$ y 100$ mil millones por el total de la empresa.

Su salida a bolsa puede ser, además, otro punto de inflexión en la consolidación mundial de las criptomonedas. Será la primera gran empresa surgida directamente de este ecosistema que salga a un mercado público y abierto, donde los grandes inversores internacionales como fondos de inversión o fondos de pensiones puedan querer participar en su crecimiento.

coinbase

⭐⭐⭐⭐⭐

  • Uno de los Exchange Mejor Valorados
  • Máximo Nivel de Seguridad para tu Billetera Digital
  • Comisiones competitivas
  • La Mejor opción para comprar Bitcoin

En un momento en el que el precio de Bitcoin está máximos históricos, cada vez más bancos, organismos y empresas como Tesla, que ha invertido 1.500 millones en Bitcoin, parecen empezar a mirarlo con buenos ojos. Entre algunos de los posibles riesgos que podrían afectar los planes de cotización, Coinbase pone el foco en la volatilidad de las criptomonedas como su principal preocupación. “Si la demanda de estos activos disminuye y no se reemplaza por una nueva demanda de criptomonedas, nuestro negocio, los resultados operativos y la condición financiera podrían verse afectados negativamente”.

Coinbase ha hecho llegar a Satoshi el expediente de la SEC en un gesto simbólico

Coinbase, en un gesto muy simbólico nombró varias veces al legendario creador de la red Bitcoin, Satoshi Nakamoto, en su reciente presentación ante la SEC y además, envió una copia del informe previo que debe ser aprobado para su salida a bolsa a Satoshi Nakamoto y la dirección del primer Bitcoin generado en la historia de Bitcoin (BTC).

Una investigación de los primeros bloques de Bitcoin (la forma de crear nuevos bitcoins es a través de crear y confirmar bloques de datos, también llamado “minar” bitcoins) sugiere que Satoshi minó al menos 1 millón de bitcoins, que tendrían un valor aproximado de 55 mil millones de dólares en la actualidad.

Como la identidad real de Satoshi Nakamoto sigue siendo un misterio, el informe describe que si algún día se conociese la identidad real de Sathoshi Nakamoto o si éste vendiese esos primeros bitcoins, esto podría causar grandes cambios y caídas del precio de bitcoin, lo que afectaría directamente a Coinbase.

El camino de Coinbase hasta aquí

Coinbase fue fundada en 2012 por Brain Armstrong (el actual CEO) y Fred Ehrsam. Antes de comenzar el proyecto, Armstrong trabajaba como ingeniero de software en la empresa tecnológica especializada en alojamientos Airbnb. En aquel momento, Bitcoin (y todo el concepto en el que se basa la red bitcoin, el blockchain) estaba empezando a sonar con fuerza y ya contaba con su nicho de entusiastas y desarrolladores de software.

Armstrong era uno de estos entusiastas cuando conoció a Ben Reeves, otro desarrollador de software británico que por aquel entonces gestionaba una página web que seguía las transacciones de bitcoin en la red (blockchain.info).

Después de mucho trabajo llegaron a una conclusión muy simple, hacía falta un PayPal para criptomonedas. Presentaron su idea en YCombinator, uno de los programas de emprendimiento más importantes del mundo. Poco después Reeves dejó el proyecto y en su lugar, Armstrong se emparejó con Fred Ehrsam, ex banquero de Goldman Sachs. Solamente un año después, Coinbase ya vendía un millón de dólares de Bitcoins al mes, e iniciaba lo que hoy es su forma de negocio principal: el cobro de comisiones por operaciones de compra y venta.

En los años siguientes, la empresa creció hasta convertirse en la empresa relacionada con bitcoin más valorada del mundo, batiendo récords en todas sus rondas de financiación. Durante 2017, cuando el precio de bitcoin subió a casi 20,000€, la aplicación móvil de Coinbase se convirtió en la aplicación número uno para iPhone en la tienda estadounidense de iOS.

Pero el mundo de bitcoin y las criptomonedas, siempre ha estado plagado de algunos escándalos, como casos de fraude o hackeos contra los monederos digitales donde los usuarios almacenan sus criptomonedas. Por ahora, Coinbase, ha sido capaz de mantenerse al margen de grandes problemas, quizás porque desde sus inicios, ha cooperado y apoyado a gobiernos y agencias gubernamentales en la adopción y regulación de las criptomonedas. Hoy ya son más de 7.000 las instituciones y empresas que trabajan con Coinbase, ya sea para efectuar inversiones, o bien con sus métodos de pago.

Como toda gran empresa, ha tenido sus polémicas

En 2019 algunos de los usuarios de la plataforma denunciaron con el hashtag en twitter #DeleteCoinbase la adquisición de Neutrino, una empresa de origen italiano que utilizaba y rastreaba los datos de las transacciones de criptodivisas, algo que para muchos iba en contra del principio de anonimato en el que se basan las criptomonedas. Sin embargo, Coinbase ha sido clara desde el principio a la hora de enviar la información y los datos necesarios de los clientes a la hacienda norteamericana en lo referente a la declaración de que algún contribuyente no estaba declarando ganancias con criptomonedas.

También a nivel interno se han dado algunas polémicas. En 2020 por ejemplo, Armstrong publicó que su empresa prohibía a sus empleados hablar de política en el trabajo, y ofreció una indemnización para aquellos que no lo quisieran aceptar se marchasen de la empresa. El resultado: un 5% de todos ellos se fueron de Coinbase.

A pesar de todos los altibajos del mundo de las criptomonedas, Coinbase ha seguido creciendo en 2020 a lomos del Bitcoin. Ahora, toca la puerta de la bolsa, en lo que será la primera ocasión en la que una empresa nacida del mundo de las criptomonedas llegue a niveles tan altos de valoración y reconocimiento frente a los inversores de todo el mundo.

Coinbase es una empresa que gana dinero

Muchos inversores se han subido al tren de las criptomonedas en los últimos meses, pero todavía hay un debate abierto en el que algunos consideran que se trata de una burbuja que puede estallar en cualquier momento y otros las ven como el futuro.

Sea como sea, el negocio de Coinbase es simple: cada vez que haya una transacción ellos cobran una comisión. Las tarifas van desde un 0,5% en las compras y ventas de cualquier criptomoneda más una tarifa adicional por cada transacción, entre 0,99 y 2,99 dólares.

En el folleto que ha presentado ante la SEC, Coinbase disparó el año pasado un 139% sus ingresos, hasta los 1.277,7 millones de dólares, con un beneficio neto de 322,3 millones. En resumen, un negocio muy rentable basado en las comisiones.

Ingresos de Coinbase por período trimestral. Fuente: Informe S-1

Cabe destacar que, aunque 2020 ha sido un año muy bueno para Coinbase, en 2019, el resultado fue negativo con una pérdida de 30$ millones.

Pero más allá de los resultados económicos, el mayor valor de Coinbase viene de su enorme número de usuarios. A cierre de 2020, contaba con más de 43 millones de usuarios, lo que significa un crecimiento de 4 millones de usuarios con respecto al año anterior.

El crecimiento sólido de Coinbase en usuarios verificados por período trimestral. Fuente: Informe S-1

El empuje institucional por bitcoin

Uno de los datos más interesantes de los resultados de Coinbase el tipo de cliente. En 2020 la tendencia de clientes institucionales (empresas, fondos de inversión, etc) utilizando la plataforma se disparó, pasando a ser el cliente más importante.

De hecho, se empieza a notar como a partir del 2019 la predominancia del volumen en el mercado cripto evoluciona desde los minoristas, los inversores individuales, hacia los inversores institucionales. Pero fue el último trimestre de 2020 el período que en el que este movimiento hacia un tipo de cliente más grande, con 57$ mil millones de dólares de compras por estas empresas por 32$ mil millones intercambiados por inversores personales.

Proporción del volumen minorista y el volumen institucional en períodos trimestrales. Fuente: Informe S-1.

Pero Coinbase va más allá. Aglutina un volumen total de 320.000 millones de dólares en operaciones y lo que es más impactante, sus usuarios almacenan unos 25.000 millones en activos dentro de la plataforma.

Unas cifras que, ayudadas los números de su producto estrella el bitcoin, y su presencia en los medios, han hecho que Bloomberg, una de las agencias más importantes del mundo financiero se haya referido a su salida a bolsa como la mayor de una empresa tecnológica desde Facebook.

Bitcoin

El 2020 y el comienzo de este 2021 han estado llenos de sorpresas para Bitcoin, y no únicamente con relación a su precio (que ha llegado a más de 50,000€ por bitcoin) sino que ha logrado llamar la atención de grandes empresas como MicroStrategy, PayPal, Square o Paul Tudor Jones.

Uno de los casos mas llamativos fue el de MicroStrategy, una empresa tecnológica que compró casi 40.000 bitcoins durante 2020, además el CEO de la empresa, Michael Saylor, dijo que a nivel personal había comprado otros 17.000 bitcoins.

Esta acción por parte de MicroStrategy ha despertado el interés de otros empresarios como Jack Dorsey, CEO de Twitter, quien invirtió 50 millones de dólares para la compra de 4709 BTC mediante su empresa Square, Tesla que invirtió 1500 millones de dólares en bitcoin y PayPal que anunció que permitirá la compra de bitcoins a través de su plataforma.

¿Cuál será el futuro de esta historia? De momento el entusiasmo no parece tener fin y sigue arrastrando a más inversores de todos los tamaños, tanto pequeños como grandes hacia este mundo de bitcon y las criptomonedas y Coinbase es uno de los grandes beneficiados.

Una salida a bolsa diferente

2020 además de por el impacto de la pandemia, también fue un año marcado por las grandes operaciones de salida a bolsa en Estados Unidos. Tanto, que desde la burbuja puntocom en los años 2000 no se había dado tal cantidad de empresas saliendo a bolsa en tan poco tiempo.

Entre algunas de las salidas más sonadas el año pasado, encontramos empresas como Airbnb, Doordash, Palantir o Snowflake. La mayor parte de estas salidas a bolsa vivieron subidas de precios estratosféricos, en una evidencia del furor que se vive en el mundo inversor por este tipo de operaciones. Cuanto más tecnológica y más grande ha sido la salida a bolsa mayor locura inversora hemos visto.

Para darnos cuenta de éste furor, el Renaissance IPO ETF, un fondo de inversión cotizado que se compone de una cesta de las empresas que han salido a cotizar en los últimos 12 meses, ha subido un más de un 160% este año en comparación con la subida (nada despreciable) del 60% del índice S&P500, que reúne a las 500 principales empresas americanas, como Amazon o Google, registrando su mejor año en toda la historia. 

La rentabilidad media de cualquier empresa que se estrenara en bolsa durante el 2020 fue del 75,4%, en comparación con el 24,4% del año pasado y las pérdidas del 1,9% del 2018.

Coinbase abre las puertas de Wall Street el 14 de abril de 2021, aunque no de la manera en que lo hacen la mayoría de empresas. Según la agencia Reuters en vez de optar por una salida a bolsa tradicional (OPV) o por una ampliación de capital (OPS), lo harán bajo el método de listado directo. Spotify, Slack o Palantir son otras empresa que ya ha recurrido a esta forma poco convencional.

La fórmula del listado directo atrae a cada vez más empresas de Silicon Valley para salir a bolsa: ¿Pero qué ventajas tiene frente a una OPV tradicional o al boom de las SPAC?

En primer lugar, bajo una OPV tradicional, las acciones se venden a inversores institucionales, como fondos de inversión, a un precio fijo. Este enfoque brinda a las empresas una forma lenta y segura de debutar en bolsa y obtener capital durante el proceso. 

Por su parte, una SPAC (en inglés special purpose acquisition company) es una compañía sin ninguna operación comercial, que se crea exclusivamente para atraer inversores con el propósito de adquirir una empresa existente.

Estas SPACS son también conocidas como «empresas de cheque en blanco» y ha sido en este último año cuando se ha vivido un auténtico boom de este tipo de operaciones, dado el apetito inversor. La SPAC una vez tenga el dinero suficiente, compra la empresa que quería salir a bolsa, pero sin tener que hacer ningún trámite ni asumir ninguno de los costes por ello.

Por el contrario, en la fórmula del listado directo (o direct listing) la compañía cotiza directamente sin que se vendan nuevas acciones y, de esta manera, sin tener que obtener nuevos inversores. Una cotización directa facilita a fundadores, accionistas e inversores anteriores, un camino directo hacia la venta de algunas de sus acciones para transformarlas en ganancias, a costa de más volatilidad en los precios de las acciones.  Se trata de un enfoque que se ha vuelto cada vez más popular en los últimos años porque permite a las empresas salir relativamente rápido a cotizar sin la molestia de una OPV tradicional.

Los grandes beneficiados

BBVA, el banco español, a través de su fondo de ‘venture capital’, tiene una participación de alrededor del 5% del capital de coinbase. El banco a través de Propel, éste fondo especializado en empresas tecnológicas del mundo financiero (fintech) quiso posicionarse pronto en el negocio de las criptomonedas. En 2015, participó en una ronda de financiación en la que BBVA invirtió 75 millones de dólares.

La participación del banco es ligeramente inferior al 5%, con lo que no es uno de los principales accionistas de Coinbase. Entre los grandes fondos que han acompañado a la empresa están Wellington Management, A16z, Tiger Global Management, True Capital, IVP, Vikram Pandit (CEO de Citigroup), y el vehículo del banco japonés Mitsubishi UFJ. Además de sus fundadores Brian Armstrong, CEO de Coinbase, y Fred Ehrsam, que mantienen grandes porcentajes de participación.

La presentación muestra que, los ejecutivos y directores de Coinbase poseen individualmente más del 53% de las acciones de clase A (las que cotizarán en bolsa) y el 54% de las de clase B. El mayor accionista individual es Andreessen y a16z, que son los que más se beneficiarán de la salida a la bolsa de Coinbase.

Por último, la estructura de Coinbase nos muestra que su CEO, Brian Armstrong, sólo posee el 11% de la empresa, aunque tiene una mayor proporción de acciones de clase B, que tienen poder de decisión para el día a día de la empresa.

Aunque todavía es una incógnita al precio final al que se valorará la empresa una vez salga a bolsa, la última ronda de financiación que necesitó Coinbase para seguir creciendo en 2018 dejó su valoración total en más de 8000 millones de dólares, lo que haría que por ejemplo BBVA multiplique por más de 10 veces su inversión inicial de 75 millones. Y si como parece, la valoración en la salida a bolsa llega hasta 100,000 millones, la participación de BBVA podría valer casi 100 veces más.

Mirando al futuro

Pase lo que pase en la salida a bolsa, el cofundador de Coinbase ya se ha convertido en multimillonario. Su participación tendría un valor US$15.000 millones, según esas valoraciones reciente, lo que es más que suficiente para poner a Armstrong entre las 500 personas más ricas del mundo, según el índice de multimillonarios de Bloomberg.

La salida a bolsa de Coinbase es un punto clave en la historia de las criptomonedas, el bitcoin y las finanzas descentralizadas, al acercar todas ellas al mundo de los grandes fondos de inversión de Wall Street. En este sentido, con la posibilidad de que se alcance la normalidad en los países desarrollados en el próximo verano, hay algunas compañías que se han quedado a las puertas de debutar en el parqué y que en 2021 podrían tomar la decisión de, al fin, hacerse públicas. 

En este sentido, todas las miradas se centran ahora mismo en la salida a bolsa de Coinbase.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 3

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?