Saltar al contenido

¿Te preocupa la recesión? 7 cosas que puedes hacer ahora para proteger tus ahorros

invertir_en_recesion

El estado de la economía es la preocupación actual y no es para menos. Las noticias parecen sucederse y no para ser optimistas, en los telediarios y los periódicos vemos como una nueva caída del PIB, o Producto Interior Bruto, nos muestra como la economía está entrando en recesión, o al menos, lo parece.

La economía más fuerte del planeta, la de los Estados Unidos ha registrado un segundo trimestre de crecimiento negativo, lo que en teoría marca la pauta para declarar que una economía está en recesión técnica. La Oficina Nacional de Investigación Económica es la que decide oficialmente si el país está en recesión (y aún no lo ha hecho).

Pidamos o no decir que la economía de Estados Unidos ha entrado en recesión, no deja de ser una cuestión más de palabras que de hecho. La conclusión es que, para todos es cada vez más difícil llegar a fin de mes.  La inflación sigue disparada y no muestra signos de detenerse, a pesar de las cuatro subidas de tipos de interés de la Reserva Federal (hasta el 2.25-2.5%) y la primera de las que tiene contempladas el BCE (hoy en el 0,5-0,75%). Con las subidas de tipos que aún están por venir, a muchos les preocupa que los intentos de los Bancos Centrales por tratar de enfriar el aumento de los precios puedan empujarnos a una crisis financiera.

En primer lugar, un rápido repaso a la economía

Desde la Gran Depresión, Estados Unidos, la referencia económica para todo el mundo, ha tenido más de una decena de periodos de recesión económica que han durado desde unos pocos meses hasta más de un año. En cierto modo, siempre hay una recesión en el horizonte: Las economías son cíclicas y experimentan tanto periodos de auge como de enfriamiento.

No podemos saber que es lo que va a ocurrir ni cuando, y a veces ni siquiera podemos saber lo que está ocurriendo mientras estamos en el ojo del huracán. Pese a que los economistas nos afanamos por predecir el futuro, algo tan difícil que en la mayoría de las ocasiones ni siquiera merece la pena, podemos resumir esta simple idea con una frase de Morgan Housell:  “Definitivamente nos dirigimos hacia una recesión. Lo único incierto es el momento, la ubicación, la duración, la magnitud y la respuesta política“.

Intentar averiguar los detalles de la recesión es casi un juego de futurología y probablemente quien trate de convencerte de lo contrario está tratando de venderte algo. Lo mejor que podemos hacer en este momento es recurrir a la historia para crear un contexto, ser más proactivos en cuanto a los que podemos hacer y sobre todo resistir el impulso de salir corriendo. Esto incluye repasar lo que otras crisis anteriores y examinar más de cerca nuestros objetivos financieros para ver que podemos hacer para mantenernos en el camino correcto.

7 cosas que podemos hacer para resistir una economía en crisis

1. Planificación, planificación y planificación  

El lado positivo de las actuales predicciones sobre las recesiones es que siguen siendo sólo previsiones. Siempre hay tiempo para elaborar un plan. Aunque nos encontremos en plena desaceleración económica o tan solo en el posible inicio, revisar nuestro plan financiero y tener presentes los peores escenarios económicos es un ejercicio que mantendrá a raya las emociones (generalmente miedo) que nos asaltaran cuando veamos las portadas de los periódicos con la palabra “crisis”.

Algunas de las preguntas más relevantes que podemos hacernos son: Si perdiera mi trabajo a finales de este año o a principios de 2023, ¿cuál sería mi plan? ¿Cómo puedo fortalecer mis finanzas ahora para soportar un despido?

2. Aumenta tu fondo de emergencia

Una de las claves para salir relativamente indemne de una recesión es tener dinero en el banco. Parece una perogrullada pero muchas veces los problemas no vienen de no disponer de ahorro, en forma de vivienda, inversión, etc. Si no de no disponer de efectivo. El peor momento para vender cualquier activo siempre es durante una crisis cuando los precios de todo caen en picado.

Como ejemplo una tasa de desempleo como la que vivimos en España en lo más crudo de la crisis financiera de 2008, rozando el 30% nos enseñó la importancia de disponer de un buen fondo de emergencia. De media, los afectados tardaron casi un año en volver a encontrar un empleo. Los afortunados que disponían de sólidas cuentas de emergencia pudieron seguir pagando los gastos básicos y ganar tiempo para pensar en los siguientes pasos con menos estrés.

Considerar la posibilidad de aumentar la tasa de ahorro para destinar más nuestra cuenta de reserva. Por lo general tener un cálculo de nuestros gastos mensuales y guardar de seis a nueve meses para cuando lleguen los meses más complicados.

3. Busca una segunda fuente de ingresos

Las búsquedas en internet sobre como obtener unos ingresos extra siempre son populares, pero especialmente ahora, cuando muchos buscan diversificar los flujos de ingresos en vísperas de una posible recesión. Al igual que la diversificación ayuda a nuestra cartera de inversiones a ser más sólida y rentable, la diversificación de los flujos de ingresos puede reducir el riesgo de por ejemplo, perder el empleo.

4. No actúes impulsivamente

Es difícil no estar preocupado por tu cartera de inversión viendo cada día noticias sobre las grandes caídas de las bolsas. Pero la historia demuestra que es mejor aguantar las subidas y bajadas del mercado antes que tratar de predecir como se comportará el mercado a corto plazo “market timing”.

Algunas de las estrategias más exitosas para gestionar una cartera son la compra periódica, los fondos indexados, los robo-advisors o la reponderación automática.

5. Bloquee los tipos de interés ahora

A medida que los responsables políticos suban los tipos de interés para reducir los niveles de inflación, los tipos de interés aumentarán. Esto supone una mala noticia para quienes tengan una hipoteca a tipo variable. También es un reto para quienes tengan deudas como las de las tarjetas de crédito.

Tratar de renegociar nuestro tipo de hipoteca u optar por una subrogación. Esto evitará que nuestros pagos mensuales aumenten de forma impredecible cuando el Banco central Europeo vuelva a subir los tipos de interés este año, como se espera.

7. Analizar la compra de una vivienda

El mercado de la vivienda ya es muy competitivo y la oferta de casas para comprar es reducida. Si el aumento de los tipos de interés de las hipotecas añade más presión a nuestra capacidad para comprar una casa, puede ser importante valorar la posibilidad de alquilar durante un poco más de tiempo. Si, además, te preocupa la seguridad de tu empleo en una posible recesión, puede ser relevante valorar establecer un plan algo más prudente y esperar a tiempos mejores. El alquiler no es barato en este momento, pero puede ofrecerte más flexibilidad y movilidad. Sin la necesidad de hacer una gran inversión en efectivo para el pago inicial y los costos de la hipoteca, el alquiler también puede permitirte tener algo mas de liquidez para hacer frente a una economía potencialmente difícil.

8. Cuide sus objetos de valor

Con los continuos problemas en la cadena de suministro, muchos de nosotros nos enfrentamos a precios elevados y retrasos en la adquisición de nuevos productos tecnológicos, muebles, materiales para el hogar e incluso productos casi básicos. Esto afecta especialmente a las reparaciones de casa o al coche e incluye también las piezas de recambio. Es importante tener al día nuestros contratos de seguros y revisar las garantías.

Como vemos, estas directrices y claves nos puede ayudar a hacer frente a un escenario mas complicado en lo económico. Como siempre, tener una buena dosis de paciencia, pensar a largo plazo y ser prudentes son las herramientas básicas por las que deberíamos siempre hacer pasar cualquier movimiento de

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

Hector Sanmiguel