Saltar al contenido

Tengo un Monitorio por Impago de Microcréditos

No pagar los abonos o cuotas de un microcrédito o préstamo puede terminar en un proceso monitorio, que son más comunes de lo que parece.

Estos recursos legales son una forma sencilla que usan las entidades financieras para recuperar el dinero prestado. Para hacer la solicitud solo deberán presentar un documento que acredite la relación entre el demandante y el demandado.

Los deudores pueden oponerse si no están de acuerdo con la suma que está siendo cobrada o con la deuda como tal.

Siempre tienes la opción de actuar de diferentes maneras, entre ellas está la de no pagar. Además, si te opones, podrías iniciar un juicio verbal dependiendo de la cantidad de dinero que adeudes.

Si tienes un proceso monitorio por impago de microcréditos puedes hacer una revisión del caso y del producto que adquiriste, ya que muchos de ellos aplican intereses que el Tribunal Supremo consideró usurarios y pueden ser reclamados.

Recuerda que siempre es mejor contar con la asesoría de abogados especializados. Rellena el formulario y nos contactaremos contigo de manera gratuita para hacer un estudio de tu caso particular.

Si has pedido uno o varios minicréditos has de saber que los intereses que te cobran son ilegales. Te ayudamos a que puedas reclamarlos, a recuperar el dinero pagado de más cancelando la deuda abusiva y a sacarte de ASNEF

¿Qué es un proceso monitorio?

No pagar cuotas o abonos de un microcrédito puede desenlazar en un proceso monitorio.

Un proceso monitorio es la primera instancia que tiene una entidad financiera para cobrar un préstamo o microcrédito que no ha sido pagado.

Este se pone en marcha, por lo general, después de haber establecido comunicación con el deudor.

Es decir, la entidad primero debe contactarse con el cliente y determinar por qué hay una impago y si hay voluntad de pago.

Además se debe procurar hacer, inicialmente, un acuerdo para cumplir con las obligaciones financieras.

En caso de que el usuario finalmente desista de abonar a la deuda, cancelarla o que haya incumplido el acuerdo realizado, se puede acudir a un proceso monitorio.

Etapas de un proceso monitorio

El proceso monitorio tiene varias fases o etapas:

  • Primera etapa: el acreedor de la deuda hace una petición ante el juzgado. En ella debe indicar la identidad del deudor, los domicilios de deudor y acreedor y origen y cuantía de la deuda. La petición debe estar acompañada de un documento que acredite la deuda, puede ser un contrato firmado.

Aunque no es obligatoria hacer el proceso por medio de un abogado o procurador, es lo más recomendado.

En caso de no acudir a un profesional, se debe utilizar el modelo normalizado de demanda de juicio monitorio que fue publicado por el Consejo General del Poder Judicial en el 2016.

  • Segunda etapa: después de que el juzgado acepte el proceso monitorio se hará el requerimiento al deudor para que cancele la cuantía determinada. El plazo es de 20 días hábiles.

Si en el momento de notificar al deudor este no se encuentra en el domicilio indicado en la primera etapa, el acreedor puedo solicitar al juzgado que averigüe la nueva ubicación.

En caso de que este resida en un término judicial diferente, el proceso se archivará.

¿Qué puedo hacer frente a un proceso monitorio?

Luego que el secretario judicial requiera a deudor para que pague, este tendrá 20 días hábiles para tomar acción.

En este escenario se pueden presentar tres situaciones:

  • Pagar: en cuanto se realice el abono requerido el proceso se archivará y se acabará la relación entre acreedor y deudor.
  • No pagar: no pagar o no reclamar ante el juzgado en el término de los 20 días estipulados es una de las opciones, aunque en mi opinión no la mejor. En este caso se da por terminado el proceso y el acreedor podrá ejecutar acciones como embargos de bienes, nóminas, vehículos y cuentas. Esto es factible siempre que la deuda no supere los 2.000€.
  • Oponerse al proceso: si no estás de acuerdo con la cantidad de dinero o con la deuda parcial o total puedes hacer una reclamación y oponerte. Para esto debes apersonarte en el juzgado con un documento argumentando tu posición.

Si has pedido uno o varios minicréditos has de saber que los intereses que te cobran son ilegales. Te ayudamos a que puedas reclamarlos, a recuperar el dinero pagado de más cancelando la deuda abusiva y a sacarte de ASNEF

¿Cuándo se puede iniciar un proceso monitorio?

Solo las deudas de dinero pueden dar paso a un proceso monitorio.

Para poder iniciar un proceso monitorio se debe tener una deuda dineraria, líquida, exigible y vencida.

La deuda dineraria es aquella que se expresa en dinero, en moneda de curso legal nacional o extranjera.

Esto quiere decir que las obligaciones de hacer y las de dar cosas terminadas no pueden ser usadas para iniciar un proceso monitorio.

Asimismo, las deudas líquidas son las que se tratan de una suma de dinero determinada o que se pueda calcular con una simple operación aritmética.

Por otro lado, la deuda exigible es la que no está sujeta a ninguna condición y la vencida es aquella cuyo plazo de pago se venció.

¿Qué es el juicio monitorio?

Cuando el deudor se opone al proceso monitorio se inicia el juicio. Este, por lo general, es rápido y sencillo, siempre que no haya alguna situación compleja que resolver.

Este juicio busca determinar si hay o no una deuda y emitir una sentencia. Esta puede ser de pago para el cliente o de anulación del contrato para el acreedor.

En este acto se prueban los documentos que hayan aportado los implicados con respecto a su posición y se toma una decisión final. En ocasiones se presentan conclusiones de los abogados.

La diligencia no lleva mucho tiempo, sin embargo, si el deudor no se presenta podría resultar con una obligación de pago sin tener en cuenta otros argumentos.

Conclusión final

Los procesos monitorios se realizan para cobrar deudas.

Los procesos monitorios son un método judicial para cobrar una deuda. Es una de las formas más simples de acudir a los juzgados en busca de recuperar el dinero prestado.

Antes de iniciar este proceso las entidades financieras y los bancos intentan establecer comunicación con el usuario, así pueden llegar a un acuerdo de pago y determinar si hay o no intención de hacer abonos atrasados.

Después de presentar el proceso antes un juzgado, este otorga 20 días hábiles para que se cumpla con el pago o se presente una reclamación por oposición.

Cuando te enfrentas a un proceso monitorio puedes tomar tres acciones: pagar, no pagar u oponerte.

Si no pagas, la entidad puede embargar los bienes o cuentas bancarias que cumplan con el monto total de la deuda.

Por su parte, si te opones se inicia un juicio en el que se estudian las pruebas presentadas y se emite una sentencia, la cual puede ser de pago o de anulación de la deuda.

Los microcréditos son productos financieros muy propicios para terminar en procesos monitorios, ya que, en la mayoría, los intereses son tan elevados que el usuario es incapaz de cumplir con los plazos.

Si estás en medio de una situación similar, déjanos ayudarte. Nuestro equipo cuenta con abogados especializados que están disponibles para estudiar tu caso particular.

Rellena el formulario y uno de ellos se comunicará contigo de manera gratuita.

Si has pedido uno o varios minicréditos has de saber que los intereses que te cobran son ilegales. Te ayudamos a que puedas reclamarlos, a recuperar el dinero pagado de más cancelando la deuda abusiva y a sacarte de ASNEF

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 1

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

Gabriel Rodríguez