Saltar al contenido

¿Qué Normativa Oficial regula la Ley del Concurso de Acreedores?

ley del concurso de acreedores

La legislación mercantil ha sufrido importantes cambios en los últimos años, a través de reformas que han ido incorporando a la Ley Concursal. Hoy todas estas reformas fueron recogidas en el Texto Refundido de la Ley Concursal para así facilitar su comprensión e interpretación.

En este artículo te explicaremos en qué consiste la Ley del Concurso de Acreedores y cuáles son los principios que le rigen. Así como también analizaremos cómo se relaciona esta norma con la Ley de Segunda Oportunidad.

Si necesitas asoramiento para llevar a cabo un concurso de acreedores podemos ayudarte. Te ofrecemos los mejores abogados especializados

El concurso de acreedores y su regulación

El concurso de acreedores es un procedimiento que protege los intereses de acreedores cuyos deudores han caído en insolvencia. Se trata de un mecanismo judicial que interviene el patrimonio deudor para posteriormente liquidarle y satisfacer, en la medida de lo posible, los créditos pendientes.

En la legislación española, el concurso de acreedores está regulado, en principio, por la Ley Concursal. Sin embargo, esta norma ha sufrido múltiples reformas con el pasar de los años, haciendo necesario publicar, en este año 2021, el llamado texto refundido de la Ley Concursal, facilitando así su lectura e interpretación.

Ley Concursal

Se trata de un conjunto de normas de carácter sustantivo y adjetivo, que regulan los procedimientos concursales de personas naturales y jurídicas. Esta ley es, en consecuencia, aplicable tanto para personas físicas como para empresas en insolvencia.

Esta ley cumple dos objetivos fundamentales. Por una parte, protege el derecho de los acreedores estableciendo mecanismos jurídicos para satisfacer sus acreencias con equidad y justicia. Mientras que, por otro lado, la ley concursal protege al deudor insolvente de buena fe ante ejecuciones arbitrarias de los acreedores y propicia la subsistencia de las sociedades deudoras.

Esta ley se rige por tres principios esenciales:

Principio de unidad legal

El principio de unidad legal consiste en reunir en una sola ley toda la normativa aplicable al procedimiento concursal. Sin importar si se trata de una persona física o una empresa, la ley aplicable será la misma. Además, en una sola ley se recogen todas las normas sustantivas así como las procedimentales referentes al concurso de acreedores.

Principio de disciplina

El principio de disciplina busca recoger en una misma ley el procedimiento concursal aplicable para personas comerciantes y no comerciantes. A diferencia de la legislación anterior que hacía una distinción por este sentido.

Principio de sistema

Por último, el principio de sistema hace referencia a la exclusividad del procedimiento concursal, el cual tiene carácter excluyente y universal. Siendo el único procedimiento aplicable al concurso de acreedores por insolvencia del deudor.

Si necesitas asoramiento para llevar a cabo un concurso de acreedores podemos ayudarte. Te ofrecemos los mejores abogados especializados

¿Quién puede acogerse a la Ley Concursal?

ley del concurso de acreedores

Deudores

Están legitimados para iniciar el procedimiento concursal todos los deudores que tengan conocimiento de su insolvencia actual o inminente. Esto incluye tanto a personas físicas como jurídicas. En el caso de los deudores que sean personas físicas, debe acogerse el propio deudor. Mientras que, en el caso de que el deudor sea una persona jurídica, puede iniciar el procedimiento el órgano que ejerza la potestad de administración o de liquidación. Siempre que el concurso es iniciado por solicitud del deudor, es denominado “concurso voluntario”.

Es importante destacar que desde el momento en que el deudor tiene conocimiento de su insolvencia actual o inminente, nace para él la obligación de solicitar la declaración del concurso. Si el deudor omite este deber, y el concurso es iniciado por alguno de los acreedores, el juez podrá valorarlo como una presunción de que la insolvencia fue provocada u ocultada maliciosamente.

Acreedores

Cuando uno o más acreedores han verificado que su deudor no tiene suficiente liquidez para asumir sus obligaciones financieras, puede solicitar que se le declare en concurso de acreedores. Cuando el procedimiento es concursal es iniciado por los acreedores, es denominado “concurso necesario” esto trae como consecuencia una serie de beneficios para la masa activa, así como también ciertas dificultades y presunciones que actúan en contra del deudor.

Ley de Segunda Oportunidad

Si bien la Ley de Segunda Oportunidad no regula ninguno de los aspectos referentes al concurso de acreedores, sí estipula una normativa relacionada a la insolvencia de deudores. Es por esto que en la actualidad esta norma tiene un carácter complementario respecto a la Ley Concursal.

Con la Ley de Segunda Oportunidad se introduce un nuevo mecanismo que puede ser aprovechado por deudores que no pueden pagar la totalidad de sus pasivos. Acogerse a esta ley permite al deudor iniciar una etapa de negociación extrajudicial (llamada también preconcurso) en la que intenta llegar a un acuerdo de pagos con sus acreedores.

Esta fase extrajudicial a la que dio origen la Ley de Segunda Oportunidad, representa un requisito para optar al Beneficio de Exoneración del Pasivo Insatisfecho. Este último es otra de las ventajas de esta ley.

¿Cómo funciona?

El deudor, al verificar su falta de liquidez, solicita ante notaría acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad. En este caso, se inician las negociaciones extrajudiciales con los acreedores, donde se evaluará un posible plan de pagos que puede incluir quitas y esperas a favor del deudor.

Para la celebración de esta fase, la ley contempla un lapso máximo de tres meses. Vencidos estos sin que se haya llegado a un acuerdo, el deudor está obligado a solicitar se declare el concurso de acreedores, procedimiento que se regirá única y exclusivamente por la Ley Concursal.

Culminado el concurso y liquidado el patrimonio del deudor, si siguen subsistiendo deudas sin pagar, es posible acceder al más amplio beneficio de la Ley de Segunda Oportunidad: El Beneficio del Pasivo Insatisfecho.

El BEPI permite eliminar la totalidad de las deudas imposibles de pagar, de manera que el deudor, sea una empresa o no, pueda salir de los ficheros de morosos y recuperar su capacidad financiera.

Si necesitas asoramiento para llevar a cabo un concurso de acreedores podemos ayudarte. Te ofrecemos los mejores abogados especializados

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 1

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

¿Qué Normativa Oficial regula la Ley del Concurso de Acreedores?