Google search console Saltar al contenido

Aprende a reducir tus deudas de forma sencilla

reducir tus deudas

Los compromisos financieros que adquirimos con el tiempo pueden ayudarnos a crecer personal, profesional y hasta patrimonialmente. Sin embargo las deudas no son algo que queramos conservar por mucho tiempo, y salir de ellas lo más pronto posible es siempre lo más conveniente.

Buscar consejos para salir de deudas no es una actividad exclusiva para deudores insolventes, al contrario, un deudor diligente es aquel que busca los mejores métodos para salir de sus deudas de forma rápida y responsable.

Es por esto que en esta oportunidad nos dedicaremos a detallar cada una de las opciones disponibles para reducir tus deudas de forma sencilla, bien sea que te encuentres en estado de solvencia o no. Asimismo, presentaremos métodos de reducción de deudas para personas con y sin liquidez.

Si estás en situación de Impago de Deudas, estás en ASNEF o sufres los Intereses Abusivos de una Tarjeta Revolving te ayudamos totalmente GRATIS.

¿Qué necesito para reducir mis deudas?

Existen múltiples razones por las que una persona podría querer apresurar el pago de sus deudas, esto puede ser simplemente para tener más liquidez, o incluso para ser capaz de adquirir nuevos compromisos financieros. Reducir las deudas de forma rápida puede ser un desafío si no se cuenta con organización y un plan bien pensado.

Por suerte, algunos métodos para reducir deudas han comprobado ser altamente efectivos y no necesitas demasiado para ponerlos en práctica. A continuación te damos una idea de lo que requerirás para reducir tus deudas:

Liquidez

En esta oportunidad planteamos una serie de consejos para salir de deudas, dedicados a personas que tienen la liquidez necesaria para hacerlo, pero quisieran adelantar el proceso, o hacerlo más efectivo. Es por esto que el principal requisito para poner en marcha las estrategias aquí planteadas, es contar con dinero suficiente para afrontar el pago de las cuotas mensuales.

Para determinar si tienes la liquidez necesaria, deberás restar a tus ingresos netos, todos los gastos básicos del mes; es decir, todos los gastos necesarios para tu subsistencia. Luego deberás destinar un porcentaje a tu fondo de ahorros personales, y el restante será el dinero que puedes destinar al pago de tus deudas.

Si el monto resultante es suficiente para el pago de tus cuotas mensuales, entonces tienes la liquidez necesaria, sino, será mejor que optes por otro tipo de estrategia. Más adelante explicaremos cuáles son las opciones para salir de deudas cuando no se tiene suficiente liquidez.

Organización

En un segundo plano, pero tan esencial como la liquidez, se encuentra la organización como segundo requisito para reducir tus deudas. La principal razón por la que las personas acumulan deudas hasta salirse de control, es la falta de organización. Algunos por ignorancia, otros por pereza, la desorganización financiera se suele atribuir a personas jóvenes, sin embargo está presente en todas las edades.

Organizar tus deudas te permitirá dar a cada una el tratamiento que merece. Recuerda que existen diferentes tipos de deudas, y cada uno de estos afecta las finanzas de forma diferente. Te recomendamos recopilar toda la información disponible sobre tus deudas. Algunos datos fundamentales son:

  • Monto pendiente de cada deuda.
  • Vencimiento del plazo de amortización.
  • Monto mínimo a pagar mensualmente.
  • Tipos de interés de cada deuda.
  • Acreedor de la deuda.

Al recopilar esta información te asegurarás de saber cuál es el estado de cada deuda y sus condiciones. De esta forma tendrás una idea de cuáles son las deudas que ameritan prioridad, y cuáles son las que pueden esperar un poco más para ser totalmente pagadas.

Un método

Cuando tengas toda la información sobre tus finanzas, será momento de elegir el método que más te conviene. Los métodos para reducción de deudas no son más que planificaciones generales que fácilmente pueden adaptarse a todo tipo de deudas.

El plan detallado a aplicar siempre va a depender de cada caso concreto, sin embargo, existen algunos métodos que han probado su efectividad. En este artículo trataremos el método del interés más alto y el método bola de nieve.

Métodos para reducir deudas

Tener un método para reducir tus deudas te ayuda a mantenerte enfocado con objetivos a corto, mediano y largo plazo. Es importante la determinación de objetivos porque esta permite avanzar de forma más rápida y segura, además de que facilita la medición de resultados.

Lo que hacen estos métodos es básicamente dar una secuencia de pasos a seguir, de manera que el deudor sepa siempre a qué deuda abonar primero según le convenga. El orden jerárquico de las deudas va a depender del método elegido, esto puede ser en función del tipo de interés o del monto de la deuda.

Es importante tener en cuenta que, independientemente del método seleccionado, siempre deberás dar prioridad a las deudas próximas a vencer.

Si estás en situación de Impago de Deudas, estás en ASNEF o sufres los Intereses Abusivos de una Tarjeta Revolving te ayudamos totalmente GRATIS.

Método del interés más alto

El primer método a analizar es el método del interés más alto. Según este, deberás clasificar todas tus deudas en función del tipo interés que tengan. De manera que las primeras deudas en pagar serán las que tengan los intereses más altos. ¿Por qué se hace esto? Pues, los intereses representan un escape de fondos que no amortizan el capital. Es decir, son dinero que no te ayuda a reducir tus deudas.

Por lo tanto, los intereses son mero gasto sin beneficio, y mientras más tardes en pagar estas deudas, más intereses pagarás y esto es precisamente lo que queremos evitar ¿de acuerdo?

Al principio es fácil pensar que este método no cambia nada, pero la verdad es que a largo plazo serás capaz de ver el ahorro en intereses.

En la práctica, este método es bastante sencillo, todo lo que tienes que hacer es pagar el monto mínimo de cada deuda, menos la deuda con el interés más alto, a la que deberás abonar tanto como puedas al capital. Estos abonos importantes al capital de una deuda específica te permitirán salir de esa deuda en menos tiempo.

Saldada la cuenta con el interés más alto, pasarás a hacer los abonos importantes a la siguiente deuda en la lista jerárquica. Así, irás reduciendo tus deudas organizadamente y ahorrando dinero en intereses. Conforme avanzas, tendrás más liquidez a final de mes y podrás hacer abonos cada vez más grandes.

Método de bola de nieve

El método bola de nieve es bastante parecido al método anterior. La diferencia radica en que, ahora el criterio para la jerarquización de deudas no será el interés sino el monto de la deuda. En este sentido, deberás dar mayor prioridad a las deudas de menor cuantía, es decir, las más pequeñas. ¿Por qué las más pequeñas? Porque son las más fáciles de pagar, y así podrás avanzar con mayor determinación hacia las más grandes.

Empieza entonces por la deuda más pequeña, haciendo a esta los abonos más importantes al capital mientras solo pagas el mínimo de las demás deudas. Cuando hayas eliminado la primera deuda pequeña, deberás tomar el dinero que solías aportar a aquella, para abonarlo a la segunda. De manera que ahora los abonos serán cada vez más grandes. Así pues, cada vez que termines de pagar una deuda, tendrás mayor capacidad de pago al mes siguiente.

De esta forma, al salir de todas las deudas pequeñas, sumarás mayor liquidez para enfrentar las deudas más grandes. De manera que empieces a amortizar el capital más que solo pagar el mínimo.

¿Por qué es importante conocer el tipo de interés de tus deudas?

La tasa de interés representa el monto que debemos pagar mensualmente por el beneficio de usar un dinero que no es nuestro. El porcentaje a pagar por interés puede variar en cada deuda, dependiendo de la naturaleza de la misma y de las condiciones pactadas.

Generalmente las deudas más pequeñas como las tarjetas de crédito (por ejemplo) poseen intereses más altos que deudas grandes como los créditos hipotecarios. Esto se debe, entre otros factores, a que deudas pequeñas como tarjetas de crédito tienen un mayor riesgo de no devolución. Mientras que las deudas garantizadas como los créditos hipotecarios están respaldadas con un inmueble en caso de impago.

Pero, ¿por qué es tan importante conocer el monto de interés? Aunque en principio parezca no haber demasiada diferencia entre uno y otro, los intereses más altos nos pueden costar grandes cantidades de dinero a largo plazo. De manera que, una deuda de mil euros, puede terminar convirtiéndose en el doble o incluso más, si te dedicas solo a satisfacer sus intereses, y no amortizas el capital.

Es por esto que en muchas ocasiones lo que se recomienda es salir primero de las deudas con intereses más elevados, y así evitar la fuga de dinero que los intereses representan.

Reducir deudas sin dinero

Hasta ahora te hemos presentado un abanico de opciones viables cuando tienes el dinero suficiente para pagar las cuotas mensuales de tus deudas. Pero este no es el caso de todos, sabemos que por múltiples motivos, algunas personas simplemente no tienen el dinero necesario para salir de sus deudas.

Aunque parezca una situación de desesperación, la buena noticia es que existen alternativas para salir de deudas sin dinero. Algunas de estas son las que explicamos a continuación:

Refinanciación

La refinanciación es una opción viable para personas que aún se encuentran solventes, pero que ven cada vez más cuesta arriba el pago mensual de sus deudas. Esta alternativa consiste en solicitar un préstamo por la cuantía de la deuda más grande que tengamos. Este préstamo nos permitirá saldar dicha deuda y así comenzar a pagar en su lugar un crédito con mejores condiciones.

Cuando se tiene una deuda importante cuyas cuotas mensuales son demasiado altas para ser cubiertas con nuestros ingresos, es necesario hacer los cambios que nos permitan bajar el monto mensual. En este sentido, la opción más efectiva es cambiar el plazo de amortización por uno más largo, de manera que las cuotas queden distribuidas por un lapso más largo de tiempo, disminuyéndolas considerablemente.

Con la refinanciación puedes entonces acceder a mejores condiciones de crédito, aun si estas no existían cuando contrataste en primer lugar. De esta forma, logras adaptar tu deuda a tus finanzas, y aumentarás tu nivel de liquidez a fin de mes.

Reunificación

Otra opción para deudores solventes que no tienen suficiente liquidez, es la reunificación. En este caso se trata de una opción aplicable para quienes tienen múltiples deudas. El préstamo por reunificación consiste en solicitar que se te preste el monto equivalente a la suma de tus deudas pendientes. De manera que el préstamo de reunificación saldará todas tus deudas pendientes en una sola, liberándote de aquellas.

Como resultado, serás deudor de la misma cantidad de dinero, pero en un préstamo reunificado, el cual será, además, con condiciones más favorables, como intereses más bajos o plazos de amortización más largo. La reunificación te permite entonces, asumir de forma más cómoda el pago mensual de la deuda. En ocasiones las cuotas mensuales pueden disminuir hasta en un cincuenta por ciento en relación con las cuotas anteriores.

Reducir deudas estando insolvente

Todos los métodos explicados anteriormente tienen algo en común: son para deudores solventes. Pero ¿qué pasa si ya te encuentras en estado de insolvencia? Si este es tu caso, acogerte a la ley de segunda oportunidad puede ser la solución.

¿Cómo puede la ley de segunda oportunidad ayudarme a reducir mis deudas?

Si has comprobado tu insolvencia, debes iniciar un concurso de acreedores y liquidar tu patrimonio para satisfacer tus deudas. Pero si después de hecho esto, sigues teniendo compromisos por pagar, la ley de segunda oportunidad te puede ayudar a reducir las deudas pendientes y hasta exonerarlas por completo.

El beneficio máximo de la ley de segunda oportunidad es la exoneración total del pasivo insatisfecho resultante después de liquidado el patrimonio. Sin embargo, puede también aplicarse un plan de pago para estas deudas, de manera que la ley te permite reducir el monto a pagar mensualmente por el pasivo insatisfecho.

Esto se logra mediante la negociación extrajudicial que contempla la ley, la cual es una fase indispensable del proceso. En estas negociaciones, puedes presentar una propuesta de pago a tus acreedores, en la que establezcas qué cantidad de dinero eres capaz de pagar mensualmente, reduciendo así el monto de las cuotas mensuales que queden pendientes.

Si estás en situación de Impago de Deudas, estás en ASNEF o sufres los Intereses Abusivos de una Tarjeta Revolving te ayudamos totalmente GRATIS.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?