Saltar al contenido

Subasta de Bienes en el Concurso de Acreedores: Guía COMPLETA

subasta de bienes en el concurso de acreedores

El proceso concursal tiene como última finalidad la satisfacción de los créditos exigidos al deudor, esto se hace mediante la enajenación de los bienes que conforman su patrimonio.

En este sentido, la subasta de bienes en el concurso de acreedores es uno de los mecanismos más utilizados para liquidar el patrimonio concursado.

En esta oportunidad explicaremos cuáles son los tipos de subastas que existen en nuestra legislación y cómo se desarrollan.

Si necesitas asoramiento para llevar a cabo un concurso de acreedores podemos ayudarte. Te ofrecemos los mejores abogados especializados

¿Qué es una subasta judicial?

Se conoce como subasta judicial un procedimiento mediante el cual, se somete a licitación pública uno o más bienes hipotecarios para determinar su valor y finalmente, venderlos. Esta consiste en una fase del procedimiento de apremio y tiene como propósito alcanzar el mayor nivel de difusión posible, para así conseguir el mejor precio de venta.

En otras palabras, se trata de una venta forzosa a la que son sometidos los bienes de un deudor que ha incumplido sus obligaciones pecuniarias. La subasta judicial no es un acto exclusivo del procedimiento concursal, puesto que esta se puede dar a través de la ejecución de embargos.

Esta comprende una serie de actos, entre los que se encuentran:

  • La certificación de cargas.
  • El valúo del bien.
  • La publicación en el BOE.
  • La subasta propiamente dicha.
  • La aprobación del remate.
  • El decreto de adjudicación.
  • La distribución del coste entre acreedores.

La subasta en el concurso de acreedores

subasta de bienes en el concurso de acreedores

La subasta judicial es una etapa de gran importancia en la fase de liquidación del concurso de acreedores. La subasta responde al plan de liquidación que haya presentado el administrador concursal, por lo que puede ser la primera, segunda o incluso tercera opción para enajenar un bien determinado que forma parte del patrimonio concursado.

Si necesitas asoramiento para llevar a cabo un concurso de acreedores podemos ayudarte. Te ofrecemos los mejores abogados especializados

Tipos de subastas

Subasta judicial

Como su nombre lo indica, las subastas judiciales son celebradas por orden del tribunal mercantil. Son procedentes cuando así lo indica el plan de liquidación ejecutado en la fase de liquidación del proceso concursal. Como consecuencia, es el administrador concursal quien ejerce el poder de administración y disposición durante este tipo de subasta.

En la subasta judicial interviene el juzgado mercantil que la ordena, la Agencia Estatal del Boletín Oficial del Estado y la Agencia Tributaria.

Subasta extrajudicial

La subasta extrajudicial, también conocida como subasta notarial, está sujeta a la voluntad del deudor, quien solicita ante una notaría que el bien sea enajenado bajo esta modalidad. Dentro del proceso concursal, se puede dar una subasta extrajudicial en los casos en que el bien no sea enajenado dentro de la fase de liquidación, sino como producto de un convenio celebrado entre las partes durante la fase de convenio.

En la subasta extrajudicial interviene el Consejo General de Procuradores de España (CGPE) y es gestionada por los mismos procuradores.

Subasta electrónica

Se entiende por subasta electrónica aquella que es efectuada a través de internet. Desde el año 2015, todas las subastas judiciales son electrónicas. Son judiciales en la medida en que son ordenadas y vigiladas por el tribunal, pero a su vez son electrónicas por el medio en que se efectúan.

Las subastas electrónicas son publicadas en el Portal de Subastas de la Agencia Estatal del Boletín Oficial del Estado. Este sistema cuenta con un certificado electrónico que protege todas las transacciones sellando el momento en que se realizaron. De esta forma se garantiza su total transparencia.

Procedimiento para iniciar la subasta judicial electrónica

subasta de bienes en el concurso de acreedores

En el seno del proceso concursal, será el administrador concursal quien deberá solicitar que se inicie la subasta. Posteriormente, el tribunal mercantil debe dictar el decreto que contenga las condiciones de la subasta y el edicto para su publicación en el BOE. Este edicto será trasladado al Servicio de Subastas Judiciales, donde se encargarán de formar el expediente de la subasta y ordenará que se ingrese en el Portal de Subastas de la Agencia Estatal del Boletín Oficial del Estado.

Este portal se encuentra vinculado con los registros públicos, facilitando así que se mantenga actualizada la información de cada uno de los bienes durante la subasta.

Además de la publicación en el portal, la administración concursal puede también acordar cualquier otro medio de difusión para incrementar las posibilidades de éxito de la subasta.

La subasta tiene una duración de 20 días, y a su vencimiento, se producirá su cierre. Asimismo, puede darse por culminada por la falta de nuevos precios o nuevos valores o la finalización de todas sus fases.

Terminada la subasta se producirá la adjudicación del bien al nuevo adquiriente. Es importante destacar que en las subastas judiciales, no se producirá la adjudicación del inmueble por debajo del 70% del valor de tasación.

En cuanto a los gastos de la subasta, estos serán a cargo del adjudicatario.

Limitación temporal del uso de subastas judiciales

En la actualidad, por motivo de la pandemia COVID-19, está en vigencia el Real Decreto Ley 16/2020 del 28 de abril de este año, el cual limita temporalmente el uso de la subasta judicial.

En este sentido, quedan suspendidas las subastas judiciales. Por lo que todas las subastas correspondientes a concursos declarados dentro del año siguiente al estado de alarma, deberán efectuarse por medio de subastas extrajudiciales, incluso si el plan de liquidación no lo haya estipulado así. Esta limitación es también aplicable para los concursos que ya se encontraban en tramitación para el momento de la emisión del decreto.

Se exceptúa de esta limitación la enajenación de la empresa o de una o varias de las unidades productivas que la componen. Las cuales podrán realizarse por cualquiera de los modos autorizados por el juez.

Si necesitas asoramiento para llevar a cabo un concurso de acreedores podemos ayudarte. Te ofrecemos los mejores abogados especializados

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 1

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

Últimas entradas de Miguel Otero (ver todo)