Google search console Saltar al contenido

Las Mejores Hipotecas del año 2020

las mejores hipotecas del 2020

Muchos nos habéis preguntado cuales son las mejores hipotecas de este año 2020, las que menos intereses y comisiones presentan y las que mejor opiniones tienen de sus clientes.

Y es que seguramente estás aquí porque te han surgido muchas dudas a la hora de solicitar una hipoteca.

¿Qué es eso del TAE? ¿Que diferencia hay entre una hipoteca fija y una variable? ¿Es normal pagar tantas comisiones? ¿Para que quiero yo un seguro con la hipoteca? ¿Merece la pena aumentar el plano de amortización?

Desde Sin Comisiones hemos querido resolver todas tus dudas.

Por ello te traemos un resumen con las mejores hipotecas de este año, así como los aspectos básicos que debes de saber a la hora de solicitar una, para que tú y los tuyos podáis disfrutar de ese dinero que os permitirá comprar aquello que deseáis.

¿Por dónde empezar a la hora de pedir una hipoteca?

Ya sea porque quieres comprar esa casa que tanto te ha gustado en tu ciudad o porque quieres comprarte una casa de vacaciones de ensueño, es posible que si no eres rico tengas que recurrir a una hipoteca.

Al final, la gran mayoría de nosotros somos asalariados, y no disponemos de una cantidad de dinero elevada en un momento dado.

Sin embargo, si estamos cobrando una nómina o salario, tendremos todos los meses un flujo continuo de capital, que permitirá que mes a mes podamos ir pagando nuestra vivienda.

¿Qué es una hipoteca?

Empezamos por lo básico, pero puede que haya algún despistado en la sala!

Una hipoteca no es más que la confianza de un banco de prestarnos su dinero para que nosotros podamos comprar algo que no podemos permitirnos y para lo que tendríamos que ahorrar mucho tiempo.

Eso sí, esto es un negocio para los bancos, por lo que tendrás que pagar por ello.

Ahora que ya sabes de que va el asunto, tendrás que saber si tu eres el candidato óptimo para que te den una hipoteca.

¿Qué condiciones pide el banco para solicitar una hipoteca?

Primero que nada, tenemos que ver si el banco nos concedería una hipoteca. Aunque parezca sorprendente, no todo el mundo puede optar a una hipoteca, ya que nuestro sueldo, ahorros y deudas permitirán al banco saber si somos un cliente rentable para ellos, que les va a suponer un beneficio económico.

Piensa que al fin y al cabo, los bancos son negocios, y como tal tienen que asegurarse de que siempre van a ganar dinero.

Por tanto, si queremos que un banco nos de una hipoteca, debemos cumplir los siguientes requisitos:

✔️Ahorros

Por norma general, las hipotecas cubren hasta el 80% del precio de una vivienda. Por ello, si queremos que nos concedan una hipoteca, debemos tener al menos ahorrado un 20% del valor del inmueble que vamos a adquirir, así como un 10% extra para pagar los gastos del préstamo

Por ejemplo, si quisiéramos adquirir una vivienda con un precio de 300.000 euros (valor medio del inmueble en Madrid), deberíamos tener aproximadamente ahorrado el 30% de esa cantidad, es decir, 90.000 euros.

De lo contrario, es muy posible que el banco no acepte nuestra solicitud.

Esto se debe a que los bancos quieren recibir un dinero por adelantado, que demuestre que tienes capacidad de ahorro y que permita, al menos, pagar la entrada del dinero que ellos te están prestando.

¿Que pasa si no tengo ahorros?

Pues deberías empezar a ahorrar ahora mismo.

Piensa que es prácticamente imposible contar con un banco que asuma el 90-95% del valor del inmueble, por lo que o empiezas a ahorrar o vives toda la vida de alquiler.

Como casos excepcionales, a veces los bancos pueden conceder hipotecas al 100% de su valor a personas con un perfil crediticio excelente, y generalmente ofreciendo los inmuebles de los que el propio banco dispone, no el que tu quieras, por lo que quizás no te interese.

✔️ Situación Laboral

Lógicamente, para poder solicitar una hipoteca y que se nos conceda deberemos contar con un trabajo, a poder ser lo más estable posible.

Por ello, los bancos exigen muchas veces tener un empleo con un contrato indefinido (y si eres funcionario pues mejor), ya que esto demuestra a los bancos que vamos a poder pagar mes a mes nuestra hipoteca

Con todo esto, también es necesario cobrar un buen salario, ya que esto también permitirá al banco ver con que facilidad vas a poder devolver tu dinero.

Imagina por un momento que vas a prestarle a alguien 300.000 euros.

¿Se lo dejarías a tu amigo que trabaja de vez en cuando en lo que puede y cobra 800 euros al mes, o a tu amigo que es funcionario y cobra todos los meses 3000 euros?

Lo mismo ocurre con los bancos.

¿Y si no tengo suficiente estabilidad aún?

Existe la posibilidad de que alguien (generalmente un familiar o alguien cercano) te avale, es decir, que ponga su nombre como respaldo en el caso de que tu no puedas pagar tu hipoteca.

Aún que esto puede ser a veces una solución, generalmente es algo que no recomendamos en absoluto.

Si por cualquier cosa fallas en tus pagos, esa persona es la responsable directa de que tu no lo hagas, y las deudas caerán sobre ella.

Por lo tanto, si no te gustaría tener ningún problema con nadie cercano a ti, te recomendamos que intentes descartar esta opción.

✔️ Buen perfil crediticio

O en otras palabras, que no tengas deudas.

Puede parecer obvio, pero tenemos que tener muy pocas deudas para que el banco nos conceda una hipoteca.

Si superamos más de un 30% de deudas (entre otros créditos, deudas etc) el banco rechazará nuestra petición.

Y es que además, en el caso de aparecer en listados de morosos como puede ser el de ASNEF o en la CIRBE, el banco rechazará nuestra solicitud automáticamente.

Si no pagamos nuestra hipoteca, el banco podrá embargar nuestra casa, así como otros bienes que tengamos. Por ello SOLO pide aquello que vayas a poder pagar.

¿Qué tipos de hipoteca existen?

Por norma general, las hipotecas se suelen clasificar en base al tipo de interés que se nos vaya a aplicar.

Si bien es cierto que las podemos clasificar en otros tipos, como la financiación máxima que nos ofrecen, su finalidad etc, la clasificación más común es en base al tipo de interés.

  • Hipotecas con tipo de interés fijo: Esto significa, como su nombre indica, que siempre van a tener el mismo interés (beneficio para el banco). Gracias a esto podremos saber siempre cuanto se nos va a cobrar mes a mes.
  • Hipotecas con tipo de interés variable: Estas hipotecas tienen un interés que va variando en función del mercado. Por un lado tienen un índice de referencia (que normalmente es el Euríbor) y por el otro un diferencial, que es un porcentaje fijo que cobra cada banco y que es inalterable, es decir, que se mantiene sin cambios hasta que se finalice el pago del préstamo. Con este tipo de interés, variará la cantidad que pagas cada mes.
  • Hipotecas con tipo de interés mixto: pues estas serían una mezcla de las dos anteriores. Generalmente, el primer tramo de la hipoteca se hace con un interés fijo (entre tres a diez años) y posteriormente se convierten en tipo variable.

¿Qué tengo que saber para escoger una buena hipoteca?

Si cumples todos los requisitos que hemos comentado anteriormente, ahora llega la parte más dificil, y esto será buscar la mejor hipoteca del mercado.

Sin embargo, desde Sin Comisiones queremos facilitar este proceso, ya que por experiencia, sabemos lo tedioso que es buscar una hipoteca que se adapte a tus necesidades.

Sigue leyendo y encontrarás las mejores hipotecas del mercado para este 2020.

Las Mejores Hipotecas del Mercado este 2020

Este es nuestro ranking con las mejores hipotecas del mercado, actualizado para este 2020.

En esta tabla encontrarás las mejores ofertas que están haciendo ahora en el mercado.

⭐⭐⭐⭐⭐

  • Interés muy bajo
  • Sin ningún tipo de comisiones
  • Solo hay que abrir una Cuenta Coinc
  • Hasta 80% de financiación

⭐⭐⭐⭐⭐

  • Sin Comisiones de apertura
  • 0 Comisiones por amortización anticipada
  • No requiere contratar productos vinculados
  • Pese a un interés un poco más alto, tiene muy pocos gastos que lo compensan.

Los factores claves a entender para conseguir una buena hipoteca

Vamos a explicarte todos los factores que influyen a la hora de solicitar una hipoteca, los consejos que debes tener en cuenta y las mejores opciones del mercado.

Para ello, debemos fijarnos en seis principales cuestiones: que interés tiene, que vinculación solicita, las comisiones de apertura, el porcentaje máximo a financiar, el plazo de amortización, ingresos mínimos y por último, si tienes una hipoteca variable, que interés fijo de salida tendrás.

En este cuadro a modo de resumen te contamos todos los factores en los que debes de fijarte a la hora de contratar una hipoteca.

Sin embargo no debes tomar esto al pie de la letra, ya que es posible que si no te exigen ningún tipo de vinculación te acaben dando un tipo de interés más alto

¿Merece la pena?✔️
Interés fijo1.35-2%2.5-3.5%
Interés variable0.8%2.1%
VinculaciónSin productos combinadosMás de 5 productos
Comisiones de apertura0%1%
Máximo % de financiación90% del total60% del total
Plazo de AmortizaciónHasta 40 añosMáximo 30 años
Ingresos MínimosNinguno3000€

1. Tipo de Interés (fijo o variable)

El interés no es más que el precio que te va a cobrar el banco por prestarte su dinero.

Sin embargo, es muy frecuente la pregunta:

¿Interés de tipo fijo o variable?

Pues en este caso, eres tu quien debe decidir. Si bien es cierto que durante estos últimos años el Euribor está por los suelos, puede que suba por encima del 2%, haciendo que sea más rentable en líneas generales una hipoteca de tipo fijo.

Sin embargo, si quisieras arriesgarte, no sería mala opción, ya que el tipo fijo suele costar más a la larga.

De hecho, de acuerdo con un estudio publicado por El País, una persona con una hipoteca de tipo variable en 2016 habría ahorrado más de 3000 euros en comparación con la hipoteca de tipo fijo.

Por tanto, merecerá la pena aquellas hipotecas con un tipo de interés fijo menor del 2%. De lo contrario, las estimaciones dicen que merece más la pena las de tipo variable.

2. Productos Combinados

Esto viene a ser la típica oportunidad de marketing para que los bancos puedan ¨endosarte¨más productos. Por lo general suelen ofrecer muchos productos como seguros de vida, del hogar, del coche, planes de pensiones…

Si contratamos estos, se nos ofrecerá una bajada del interés del préstamo.

Sin embargo, creemos que por norma general esto no merece mucho la pena.

3. Comisiones

Si nos llamamos Sin Comisiones es por algo. Y es que no hay nada que más odiemos en este mundo que las comisiones por productos que de por sí ya son rentables.

Por ello te recomendamos que no aceptes comisiones, ya que hay muchos bancos que abren tu hipoteca sin comisiones.

Muchos bancos actualmente ya ofrecen un servicio de hipotecas de cero comisiones, así que no pagues de más por algo que otros ofrecen gratis.

4. Máximo porcentaje de financiación

Como te contábamos anteriormente, los bancos quieren ver que tienes ahorros y capacidad para afrontar los pagos.

Sin embargo, cada vez hay más bancos que negocian hasta el 90% del coste de la vivienda. Incluso algunos pueden aceptar la financiación total de la vivienda en el caso de que compres la vivienda que ellos quieran.

No obstante, esto se lo ofrecen a clientes que tengan un perfil muy concreto, como un médico recién graduado, que va a tener un buen sueldo toda su vida pero que actualmente no ha tenido capacidad para ahorrar.

5. Plazo de amortización

Esto representa el tiempo que vas a tardar en devolver la cantidad de dinero que te han prestado.

La mayoría de los bancos ofrecen hipotecas a 30 años, pero ciertos bancos como la Hipoteca Naranja de ING ofrece una hipoteca variable a 40 años.

6. Ingresos fijos

Por desgracia, son muchos los bancos que se fijan en cuanto cobramos.

Y es que, en cierto modo, es la forma que tienen ellos de garantizar que vas a pagar tus deudas.

De esta manera, la hipoteca que te concederán con ingresos de menos de 3000 euros va a tener unos tipos de interés más altos que los que te darían con un salario más elevado.

Sin embargo, siempre puedes negociar para conseguir el mejor tipo de interés del mercado.

7. Interés fijo de salida

Este punto es para la gente con hipoteca variable.

Aunque contrates una hipoteca de interés variable, es muy posible que te empiecen cobrando un interés fijo de salida, es decir, una cantidad fija que no tendrá que ver con el Euríbor.

Pero esto será solo durante los primeros meses.

¿Cómo puedo cambiar mi hipoteca?

Ahora que has leído todo esto, quizás te asalten las dudas filosóficas/existenciales, y que firmar algo para unos 30 años es algo que a cualquiera le da miedo.

Nada más lejos de la realidad, si bien es cierto que debemos encontrar la mejor opción (y por eso existe este artículo), firmar tu hipoteca no quiere decir que estés haciendo un pacto con el diablo

Y es que no es raro querer cambiar el interés que se nos está aplicando pasándonos a una hipoteca variable, eliminar del contrato algún producto vinculado como el seguro del hogar etc.

Por ello, has de saber que dispones de tres opciones para modificar tu hipoteca:

  • Novación: En este caso lo que haremos es negociar con nuestro banco las comisiones. Por ello, el banco no se verá obligado a aceptarlas.
  • Subrogación: En este caso lo que se solicita es cambiarse de banco para mejorar el interés de la misma. Por otro lado, también se puede cambiar el titular de la hipoteca, conociéndose esto como subrogación del deudor.
  • Firmar una nueva hipoteca: en este caso, cancelaremos la hipoteca antigua. Si bien es la opción más cara, también puede ser la única opción que tengamos.

Te recomendamos que leas estos artículos:

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 3 / 5. Recuento de votos: 2

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

Gabriel Rodríguez