Saltar al contenido

5 claves que debes saber antes de empezar a invertir

ahorros_invertir_empezar

Es posible que estés escuchando por todos lados noticias sobre los mercados de valores, el ahorro y la inversión para la jubilación, o simplemente la prisa por preparar un futuro financieramente seguro. Constantemente oímos hablar de las inversiones fallidas, las burbujas, las previsiones económicas catastrofistas o del último plan para hacerse rico rápidamente.

Entonces, ¿Cómo podemos saber que es ruido y que es señal en el mundo de la inversión? La inversión puede ser la forma de crear riqueza a largo plazo, pero requiere ser cauto, estudiar y tratar de evitar los clásicos errores que pueden poner en riesgo nuestra situación.

Aunque invertir puede parecer muy complicado en un principio, nada más lejos de la realidad. Repasemos algunos de los aspectos básicos para ayudarte a empezar a invertir cuanto antes, de una forma segura, fácil y evitando errores.

Por qué invertir es una obligación

Lo primero y más importante es que, si tienes los medios financieros para hacerlo, debes invertir sin ninguna duda. Aparcar tu dinero en una cuenta corriente o en un simple deposito bancario, significa que la inflación te golpeará, haciendo que pierdas el fruto de tanto trabajo y de tantos años de esfuerzo.

Esto se debe a que esas cuentas suelen pagar unos intereses mínimos, que a menudo ni siquiera siguen el ritmo de la inflación en un entorno normal de un crecimiento de los precios del 2% anual, actualmente con una inflación superior al 10% nos podemos imaginar la pérdida de poder adquisitivo que estamos sufriendo por tener el dinero en el banco. Sin embargo, cuando utilizamos parte de esos fondos en una cuenta de inversión, tenemos la oportunidad de ganar algo de poder adquisitivo gracias al poder del interés compuesto.

Aunque invertir en los mercados implica inevitablemente una volatilidad a corto plazo (el valor de nuestras inversiones variará de una día para otro tanto como un 5 o 10%), los inversores deberían disfrutar de un rendimiento medio del 7% a largo plazo si invertimos en, por ejemplo, un índice de acciones americanas o mundiales. Eso es mucho mejor que el 0,10% o 0,20% que probablemente te este ofreciendo tu cuenta de ahorros en el banco.

Cuando tu dinero crece más rápido, puedes alcanzar tus objetivos financieros más rápidamente. Una inversión inteligente puede financiar una jubilación cómoda (o incluso la libertad financiera) así como otros gastos o planes importantes (una casa, un coche, un viaje…). También puede ayudarte a crear el patrimonio que necesites para tener seguridad si las cosas se tuercen.

¿Qué tienes que saber antes de empezar a invertir?

Ahora que has comprendido la razón básica de la inversión (la inflación y la pérdida de poder adquisitivo), veamos algunas de las claves que tenemos que tener claras antes de decidirnos a sumergirnos en la inversión pura y dura. Principalmente hay dos cosas que tendremos que hacer:

  • Asegurarnos de que nuestras finanzas personales están en orden
  • Familiarizarnos con el lenguaje y los conceptos básicos de la inversión

Poniendo nuestras finanzas personales en orden

Como hemos visto antes, es necesario tener una base financiera sólida antes de dar el paso de ahorrador a inversor. Esto no significa que tengamos que ganar mucho dinero y tener unas tasas de ahorro enormes cada mes, nada más lejos de la realidad. Tener unas finanzas personales solidas significa tener claras dos reglas de las finanzas personales:

  • Tener un fondo de emergencia (se suele establecer en unos 3 a 6 meses de gastos de normales).
  • No tener deudas con intereses altos.

 La primera regla nos permite reducir la probabilidad de vernos obligados a vender nuestras inversiones en el peor momento del mercado, por ejemplo durante una crisis o una situación de incertidumbre (por ejemplo durante los meses que duro el confinamiento de la pandemia de covid19). En esos momentos no tener que vender cuando todo el mercado (y nuestras inversiones con el) más de un 30% o 40% puede ser clave para nuestra economía y nuestra salud mental. Tener ese colchón de dinero que nos permita mirar al futuro con tranquilidad pese a que perdamos nuestros ingresos es una de las principales claves para tener éxito invirtiendo, pensar a largo plazo.

La segunda regla es algo más enrevesada pero igual de lógica. Si puedes ganar un 7% invirtiendo con un riesgo moderado, pero tenemos un préstamo con unos intereses del 15%, tiene mucho más sentido dedicar nuestro dinero a pagar las deudas lo antes posible y una vez que hayamos terminado con ellas, convertirnos en inversores.

Dominando los conceptos básicos de la inversión

Probablemente ya sepas muchos conceptos sobre inversión, algunos de ellos sin embargo pueden ser un poco ambiguos o mal utilizados. Cuanto más investigues por ti mismo/a mejor, nunca está de más hacer alguna pequeña formación de calidad para entender ciertos entresijos de la inversión y de los mercados. Cuanto más preparados estemos y más claras tengamos las ideas (y las expectativas) mucho mejor nos irá. Como inversor principiante estos son algunos términos que debes conocer:

Cartera: El conjunto de tus inversiones.

Operar: El acto de compra o venta de activos.

Tolerancia al riesgo: Lo cómodo que te sientes con la incertidumbre y la volatilidad (cambios drásticos hacia arriba y hacia debajo del valor de nuestra inversión). Por lo general, cuanto más arriesgada es una inversión mayores beneficios reportan. Por el contrario cuanto menos arriesgada es una inversión menores rentabilidades nos ofrecerá. No siempre volatilidad y riesgo es lo mismo, ya que en muchos casos un activo muy volátil no tiene un riesgo de pérdida permanente de capital igualmente elevado. Por ello, cada activo, (renta variable, renta fija, alternativos...) tiene unas características propias que deberemos conocer antes de invertir.

Plazo u horizonte temporal de inversión: cuánto tiempo piensas mantener tu dinero invertido antes de vender definitivamente. Como regla general, cuanto más largo sea el plazo de inversión, más volatilidad podremos asumir. Dado que no necesitaremos el  dinero durante un periodo prolongado, podremos tolerar cómodamente las caídas de valor a corto plazo.

Diversificación: Asegurarse de que nuestra cartera tiene una combinación optima de tipos de inversión (acciones, bonos, bienes inmuebles, etc.), de modo que si uno de ellos tiene una mala racha uno o varios de los demás puedan ayudarnos a soportar la caída, preservado al máximo el capital total invertido.

Asignación de activos: La combinación de activos que tenemos en nuestra cartera. Esta combinación dependerá de nuestra tolerancia al riesgo, nuestro plazo temporal y la diversificación que busquemos. Por ejemplo, alguien con una alta tolerancia al riesgo y un largo plazo de inversión puede decidir tener un 80% de acciones (más riesgo potencial, pero más rentabilidad) y un 20% de bonos (menos riesgo, pero menos rentabilidad).

Reequilibrio: Conseguir que nuestra cartera vuelva a tener la asignación de activos (los pesos de cada activo) deseada. La volatilidad del mercado puede hacer que tengamos más peso de un tipo de activo del que nos gustaría en un principio, por lo tanto, reequilibrar estos desajustes significa vender parte de lo que tenemos en exceso y comprar más de lo que nos falta para restablecer la diversificación predefinida según nuestra tolerancia al riesgo y objetivos.

Dollar Cost Averaging: Invertir de forma constante independientemente de lo que haga el mercado. Dado que tratar de leer y anticipar cuando el mercado va a subir o bajar es prácticamente imposible, suele ser más prudente simplemente ahorrar e invertir de forma constante y consistente. Al ir comprando siempre, independientemente de la situación de los mercados, no meteremos todo el dinero cuando los precios sean caros, y aprovecharemos a comprar cuando el mercado este más barato.

Otros términos de inversión que es importante que conozcas son los siguientes, muchos de ellos ya los hemos tratado en otros artículos de nuestro blog:

5 claves para invertir de forma exitosa

Ahora que ya conoces algunos de los aspectos básicos, estás preparado para recibir algunos consejos clave para invertir de forma segura y fiable:

  • Invierte una cantidad que puedas permitirte: No vale de nada invertir todos nuestros ahorros el primer día si no vamos a poder aguantar esta situación durante varios años. Como hemos visto la primera clave de la inversión es no necesitar el dinero en un plazo largo de tiempo, con eso pondremos las bases para que las inversiones vayan haciendo su trabajo y dejemos actuar al interés compuesto.  Una estrategia muy utilizada es ahorrar e invertir el 15% de los ingresos mensuales, una cantidad razonable y sostenible.
  • Invierte en lo que entiendas y creas: Por ejemplo, las criptomonedas pueden estar de moda ahora, pero si no las entendemos, no es recomendable asumir ningún riesgo. Además tampoco deberíamos invertir en empresas en las que no creamos o ni siquiera seamos consumidores (por ejemplo tabacaleras…). Es importante tener claro porque invertimos en lo que lo hacemos y para qué. Hay millones de acciones ahí fuera, escoge los que realmente entiendas. Una buena fórmula es invertir en un fondo indexado, eliminaremos riesgos de valoración y nos aseguraremos una cartera diversificada desde el primer minuto.
  • Comprueba siempre las comisiones de cada inversión. Una vez que tu dinero empiece a crecer, lo que parece un coste insignificante puede comerse tus beneficios. Busca el precio más bajo posible para invertir. Muchos estudios determinan que el principal elemento por el que los inversores no obtienen buenos resultados en comparación con un fondo indexado (e incluso los gestores profesionales) es debido a las comisiones de compra venta. Lo mejor que podemos hacer es minimizar cualquier coste que tengamos seguro (las comisiones) por un beneficio que no es seguro (la rentabilidad). Bajar nuestros costes fijos al máximo es una de las principales claves para tener éxito en la inversión. Si tienes poco dinero para invertir, trata de utilizar las herramientas mas sencillas, ya que podrás invertir desde tan solo 1 €.
  • Automatice tus aportaciones. Si estableces transferencias automáticas a tus cuentas de inversión, será más probable que mantengas el hábito de invertir, especialmente cuando el mercado pase por una inevitable mala racha. La estrategia del Dollar Cost Averaging es una herramienta sencilla pero efectiva para crear una base de ahorro muy sólida promediando un precio de compra lo más bajo posible.
  • Trata la inversión como un juego a largo plazo. No nos haremos ricos rápidamente invirtiendo, es más gracias a eso podremos aprender por el camino. Si somos pacientes, resistentes y seguimos un plan el mercado siempre nos terminara recompensando. Parece difícil a corto plazo, pero una vez que vayamos dejando que el interés compuesto actúe es increíble lo que podemos conseguir con tan solo seguir una estrategia de ahorro e inversión constante y consciente.

¿Dónde empezar a invertir?

Por lo general, la apertura de una cuenta de inversión es un proceso fácil y se realiza casi al 100% online en la mayoría de casos.

Si queremos invertir directamente en acciones necesitaremos una cuenta en un bróker. Estas cuentas nos permitirán comprar y vender activos como acciones, bonos, derivados o ETF. Es fácil de abrir pero requiere de un aprendizaje y estudio de cada activo en concreto.

Por el contrario si queremos invertir en fondos indexados o en fondos de inversión, delegando la selección de los activos de nuestra cartera de inversión lo que deberemos será abrir una cuenta en una gestora de fondos (si estamos interesados por un fondo en particular) o en una plataforma de venta de fondos (los llamados supermercados de fondos). Aquí podremos tener acceso a cientos  (y miles) de fondos diferentes tanto nacionales como internacionales. Podremos elegir entre fondos indexados o de gestión activa así como construir una cartera de fondos tan diversificada como nosotros queramos.

Por último tenemos los robo advisors, una herramienta fácil y útil para construir una cartera diversificada desde el minuto 0 con una selección de fondos concreta para nuestro perfil. Solo tendremos que realizar un sencillo test para conocer nuestras preferencias y tolerancia al riesgo y después el robo advisor nos propondrá una serie de fondos. Las comisiones de los robo advisors son algo mas altas que si invertimos directamente en fondos indexados pero nos harán los rebalanceos y la selección directamente sin tener que dedicar tiempo a ello.

Reflexiones finales sobre la inversión y la planificación financiera

Como puedes ver, existe mucha información sobre el mundo de la  inversión. Aunque este artículo pretende ofrecer una buena visión general de los aspectos básicos para el inversor principiante, no es en absoluto una lista exhaustiva ni un manual completo sobre el tema.

Te animamos a que investigues todo lo que necesites para sentirte cómodo antes de dar el paso de ahorrador a inversor. La realidad es que con un poco de paciencia, interés y prudencia el camino del inversor te traerá muchas alegrías.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

Hector Sanmiguel