Saltar al contenido

Carencia de la hipoteca: Condiciones, ofertas, ventajas y desventajas

Carencia de la hipoteca

Nuestros expertos han revisado el contenido hace 5 meses. La persona encargada de revisarlo ha sido Carlos Ramos

Sin Comisiones colabora con algunas entidades bancarias y en algunas ocasiones recibimos una recompensa si se abre una cuenta a través de nuestros enlaces. Sin embargo, esto no afecta ni a la puntuación ni a los productos que aparecen en la página. Puedes ver aquí la metodología empleada para realizar esta reseña, nuestros rankings y comparativas.

La carencia en las hipotecas es un periodo de tiempo en el que la cuota mensual de la hipoteca se reduce o se deja de pagar. Puede ser ofrecido directamente por la hipoteca, o ser solicitado en caso de necesidad por el usuario.

Repasamos las principales características de la carencia hipotecaria, los modelos que existen, cómo se aplica, qué bancos las ofrecen y si existen o no condiciones particulares para su concesión.

¿Y si pudieras comparar entre todas las ofertas disponibles en el mercado con un solo click? Colaboramos con iAhorro para ofrecerte la mejor hipoteca en base a lo que necesites.

¿Qué es la carencia de una hipoteca?

Cuando se habla de carencia en los préstamos hipotecarios, realmente se hace mención a lo que se denomina periodo de carencia en la hipoteca.

Un periodo de carencia en la hipoteca significa que durante un determinado periodo de tiempo las cuotas de la misma se verán reducidas. Esto puede ser de diferentes maneras, pero lo más habitual es uno de estos tres modelos:

  • ☑️Reducción de cuota: es un tipo de carencia en el cual se minimiza el importe de la cuota durante un periodo de tiempo pactado
  • ☑️Cuota solo con los intereses: en este caso, durante el periodo acordado, sólo se cobrarán en las cuotas mensuales los intereses, no se cobra el capital. Por tanto, la cuota se ve reducida de manera sensible
  • ☑️Carencia total: cuando el periodo de carencia es total, significa que durante dicho periodo no se cobrará nada, ni intereses ni capital. Suele ser el de menor duración

Los periodos de carencia se aplican en modelos muy diferentes:

  • Como inicio de la hipoteca: es uno de los modelos más habituales y busca ayudar al titular de la hipoteca en los primeros años de vida de la misma
  • Periodos de carencia a elección del titular: aunque menos frecuentes son interesantes. En este caso los periodos de carencia quedan disponibles a elección del titular. Por tanto, se podrán aplicar en cualquier momento de la vida de la hipoteca
  • Periodos de carencia por nuevas operaciones: un ejemplo bastante común es el de la aplicación de periodos de carencia en las hipotecas puente

¿Qué bancos ofrecen una hipoteca con carencia?

Los periodos de carencia en las hipotecas son relativamente comunes. Aunque eventualmente no los ofrezcan todos los bancos, se trata de una herramienta que se utiliza con frecuencia.

No es, por tanto, cuestión de buscar aquellas hipotecas que actualmente se ofrecen con periodos de carencia, sino de preguntar por la posibilidad de incorporar carencia a la hipoteca que se desea (cuando estas hipotecas se brindan a la negociación).

En cualquier caso, la mayoría de bancos pueden ofrecer un periodo de carencia. La variación estriba en cómo lo aplican y los periodos de tiempo.

De esta manera encontraremos en el mercado desde bancos que ofrecen carencia hasta cinco años hasta otros que ofrecen unos meses, o directamente no ofrecen periodo de carencia.

Carencia de la hipoteca

Condiciones para que se aplique la carencia en una hipoteca

Los periodos de carencia en las hipotecas se aplican según los acuerdos particulares de cada préstamo hipotecario. Esto significa que, no todos los periodos de carencia tienen las mismas condiciones ni son iguales.

De hecho, podemos decir que la principal condición para la carencia en la hipoteca es cumplir con las condiciones generales que esa hipoteca reclame en su contrato hipotecario.

En resumen, las condiciones para poder aplicar esta cuestión son las mismas que exija esa hipoteca para ser contratada. No se añaden condiciones adicionales, ya que, habitualmente, la hipoteca se comercializará directamente con la posibilidad de carencia.

Pedir una carencia hipotecada no ofrecida

Cuando el periodo de carencia no es ofrecido por la entidad en el préstamo hipotecario, sino que es el usuario quien lo solicita, hay que tener en cuenta que se debe realizar una modificación del contrato hipotecario, es decir una novación.

Esto significa que la novación tendrá un coste que se debe tener en cuenta. La comisión de novación de hipoteca, tras la reforma hipotecaria de 2019, puede quedar entre el 0,1% y el 1% dependiendo del tipo de operación (y de lo que marque cada banco)

Periodo de carencia de una hipoteca: Pros y contras

Carencia de la hipoteca

✔️La principal ventaja de la carencia de una hipoteca es poder aplazar o reducir la cuota hipotecaria durante un periodo de tiempo determinado.

✔️Por tanto, mientras el periodo de carencia de la hipoteca se ejecuta, pagamos menos dinero (o directamente no pagamos) por la hipoteca. Con lo cual, nuestras finanzas personales en ese periodo de tiempo pueden verse beneficiadas no hacer frente o hacer frente a una cuota reducida.

❌Sin embargo, la principal desventaja también tiene que ver con el aplazamiento. Al retrasar los pagos, estos se condensan en el resto de vida de la hipoteca. Es decir, como el plazo de amortización no aumentará, se repartirán las cuotas no cobradas en el resto de cuotas.

❌Por tanto, la principal contra a un periodo de carencia es el encarecimiento de la hipoteca. No sólo al retraso, si no al encarecimiento, ya que se abonarán más intereses por el capital pendiente que será más elevado que si se hubiera amortizado hasta el momento. El desencadenante puede ser que no puedas pagar la hipoteca.

Otras opciones antes de pedir la carencia

Cuando el periodo de carencia en la hipoteca viene incorporado en el propio préstamo hipotecario la única alternativa es negociar con la entidad para no utilizarlo. Es una propuesta por defecto y como tal, generalmente, se utiliza.

Sin embargo, si se va a solicitar un periodo de carencia sobre la hipoteca, al tener que realizar una novación para ello, tal vez se puedan explorar otras alternativas. Las más evidentes, aprovechando la operación de novación de la hipoteca son:

  • Ampliar el plazo de amortización: al ampliar la hipoteca se reduce el impacto de la cuota mensual, ya que se rebaja la misma. Aunque, a largo plazo resultará más caro, de manera inmediata baja el impacto de la cuota en la economía personal
  • Ampliar el capital: ampliar el capital puede proporcionar la financiación que haga que no sea necesario dejar de pagar las cuotas en el periodo de carencia

En ambos casos se aprovecha la operación abierta de novación, que también sería obligatoria en el caso de solicitar un periodo de carencia hipotecaria no ofrecido.

Por otro lado, cuando se trata de aprovechar la hipoteca para obtener financiación, también es posible realizar una rehipoteca, aunque es una operación más cara y compleja.

¿Y si pudieras comparar entre todas las ofertas disponibles en el mercado con un solo click? Colaboramos con iAhorro para ofrecerte la mejor hipoteca en base a lo que necesites.

❓FQ’s Periodo de carencia hipotecaria

¿Qué es la carencia hipotecaria?

Los periodos de carencia en las hipotecas son plazos de tiempo acordados con la entidad financiera en los que o se reduce la cuota de la hipoteca o se deja de pagar. Se trata de una herramienta relativamente común. Puede ofrecerla directamente el banco o solicitarla el usuario

¿Cuánto dura esta carencia?

No tiene una duración estándar. Depende de cómo la aplique cada banco. Lo usual es que vaya entre 6 meses y 24 meses. Aunque, se pueden encontrar periodos de carencia de tan sólo un par de meses, hasta cinco años.

¿Cuánto cuesta este periodo?

Si el periodo de carencia viene incorporado en la oferta de la hipoteca no tiene coste. Sin embargo, a la larga, los periodos de carencia encarecen el préstamo hipotecario.

Cuando el periodo de carencia se solicita a la entidad bancaria, es necesario realizar una novación de la hipoteca y aplicar la comisión correspondiente.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

Carencia de la hipoteca: Condiciones, ofertas, ventajas y desventajas